En la actualidad existen figuras en el futbol que son mundialmente reconocidos y aclamads por el público. Hoy no hay persona que no conozca a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi o Zlatan Ibrahimović. Y hace unos años, la estrellas eran bastantes. Nombres como Dennis BergkampJohan Cruyff y Romario se robaban los titulares cada fin de semana.

Pero pocos conocen al delantero brasileño que un día salió inspirado y marcó siete goles en un partido de futbol. Y no solo eso, rompió marcas que ni goleadores de la talla de Ruud van Nistelrooy Klaas-Jan Huntelaar lograron superar y ni siquiera igualar.

“He sido víctima de racismo en Holanda”: Hirving Lozano

Afonso Alves no era el típico delantero brasileño. Él no hacía jugadas de fantasía, ni se burlaba a toda la defensa. Sus condiciones eran otras. Lo caracterizaba su olfato goleador, el de un cazagoles que enamoró a una liga de Holanda que en ese momento tenía prospectos de sobra.

Afonso Alves Inglaterra Los Pleyers

Afonso Alvez en su paso por el Middlesbrough de Inglaterra. (Imagen: Getty)

Afonso Alves salió del Atlético Mineiro  y partió rumbo a Suecia para cumplir el sueño europeo. El club que le brindó la oportunidad fue el Örgryte. Quizás no sea una institución reconocida, pero sí es una de las más antiguos de Países Bajos. De ahí pasó al Malmö donde firmó buenas temporadas, sin llegar a lo espectacular.

En 55 partidos consiguió 29 goles y eso atrajo el interés del Heerenveen de Holanda. Y por la módica cantidad de cuatro millones de dólares firmaron al que sería su mejor goleador. En aquel entonces, Afonso Alves tenía 25 años y en su primer año hizo 34 anotaciones en 31 juegos.

Solo Marco van Basten (37), Mateja Kezman (35) y Luis Suárez (35) superaron la cifra Alves. Pero futbolistas como Johan Cruyff, Huntelaar, Ruud van Nistelrooy, Ronaldo Nazário, Dennis Bergkamp o Romario nunca lograron igualarlo.

Y fue en esa campaña donde el jugador brasileño. Un 7 de octubre de 2007, Afonso salió más inspirado. El carioca tuvo la mejor tarde en su carrera profesional, esas que los futbolistas solo tienen una vez en su vida.

El Heracles Almelo resultó ser la víctima esa tarde, tanto que se comieron nuevo goles, siete de ellos los anotó Afonso Alves.

Sus actuaciones le valieron para ser convocado por la Selección de Brasil para la Copa América de 2007. Y aunque no recibió muchos minutos el equipo terminó campeón.

¿Por qué no venden cerveza en los estadios de Brasil?

Clubes como el ChelseaOlympique de Marsella Sevilla se interesaron en la sensación de Europa. Afonso Alves optó por ir al Middlesbrough a cambio de 17 millones de dólares. Ese fue el inicio del fin de un futbolista que enamoró a muchos por su eficacia en los espacios, pero que un día optó por no volver nunca más.