¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué nadie me dijo que el póker era un deporte? 🤔

Quisiera no sonar viejo ni anticuado pero tengo que decirlo: en mis tiempos llevar una baraja (inglesa o española) a la escuela significaba reporte más desaparición del objeto no permitido...
Redacción Los Pleyers

Quisiera no sonar viejo ni anticuado pero tengo que decirlo: en mis tiempos llevar una baraja (inglesa o española) a la escuela significaba reporte más desaparición del objeto no permitido dentro de las instalaciones de la institución. De apostar ya ni hablamos.

Crecí con la firma convicción de que jugar a las cartas no era nada malo, incluso en casa de mis padres era obligado apostar porque si no “el triunfo no sabía”, decía mi mamá. Primero el conquián y la baraja española; después el póker y la inglesa. Las apuestas aumentaban y la preocupación de mis papás también: primero me acercaron al juego, después les dio miedo que me convirtiera en un tahúr.

Apuestas cartas y alcohol solía ser la ecuación para etiquetar a un jugador de baraja hasta 2010, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) declaró al póker como un deporte mental. Así es, ¡un deporte!

Parece que viví ocho años en una cueva y hasta hoy me enteré que el fino arte de curar las cartas con ajo y partirlas es el calentamiento previo para practicar póker, un deporte de la mente que comparte el nombramiento con el ajedrez, bridge, damas, backgammon, entre otros.

En México, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), apenas el año pasado reconoció al póker como deporte pero con una restricción: solo pueden practicarlo los mayores de edad. Pero hay una buena, se puede ver y aprender desde los 13. No todo está perdido.

Alejandro de la Flor López, tesorero de la ADN Póker, declaró a Milenio: “Buscaremos desligar el póker como parte de los vicios, tratar de que la gente entienda que incluye muchos factores, es un deporte de astucia, inteligencia, probabilidad  y estadística, va mucho más allá de un juego de casino”.

La ADN Póker es la asociación civil sin fines de lucro que en México se encarga de representar al novel deporte y su fiel y noble causa solo es defender a aquellos seres humanos que desprotegidos fueron juzgados por no saber patear una pelota pero sí hacer una flor imperial.

Hoy es un gran día, descubrí que cartas nunca estuvo taaaaaan mal.