La edición LII del Super Bowl ha dado inicio con la semana previa, los equipos que disputarán el partido ya están en Minnesota y han comenzado las venganzas contra los Eagles. Hay que recordar que en el Juego de Campeonato de la NFC Philadelphia derrotó al Minnesota, de haber ganados los Vikings se convertirían en el primer equipo en jugar un Super Bowl en su casa. Lamentablemente perdieron y ahora sus aficionados se han encargado de darle un recibimiento “sutil” a los Eagles.

Ahora, Philadelphia ha llegado a la ciudad del equipo que dejó fuera del Super Bowl, por lo que los habitantes han realizado acciones que se interpretan como una venganza. Para empezar varios restaurantes han negado reservaciones o servicios al hotel del equipo de Philadelphia para los días previos al partido por el título de la NFL. Así lo hizo saber Chris Maragos en un mensaje en su cuenta de Twitter.

“He llamado a tres restaurantes en Minneapolis para una reservación para mí y mis compañeros y ‘no puedo’ conseguirla. Bien jugado, aficionados de Minnesota. Bien jugado”, se lee.

Además se dio a conocer que los aficionados de los Vikings se están organizando para continuar con la venganza, planean inscribirse como choferes en el servicio de Uber por una semana con el objetivo de no llevar a los aficionados de los Eagles a su destino y dejarlos en otros sitios.

“¿Quién quiere unirse conmigo a Uber SÓLO para el Super Bowl para poder dejar a los aficionados de los Eagles en lugares totalmente lejos de sus destinos?”.

Un rumor más que ha estado en Facebook, apunta a que los aficionados de Minneapolis-St. Paul lanzarán objetos a los aficionados de los Eagles.