La suerte no ha llegado para los Cleveland Browns en el inicio de temporada en la NFL. Sufrieron su primera derrota ante los Philadelphia Eagles, pero lo peor fue la baja sensible de su quarterback, Robert Griffin III.

Griffin llegó al equipo de Cleveland tras dejar los Washington Redskins. Quería redireccionar su carrera y ante Philadelphia inició su aventura, la cual no empezó de la mejor forma. En el cuarto periodo, un choque con el esquinero Jalen Mills le provocó una lesión en el hombro izquierdo que, después de los estudios, sería diagnosticada como fractura.

A pesar de no necesitar cirugía, el lanzador fue puesto en la lista de lesionados y no verá acción, al menos, en las próximas ocho semanas. Dentro de un mes se le hará una nueva revisión, para conocer la evolución.

Por el momento, los Browns deberán confiar en el veterano QB suplente, Josh McCown, quien la temporada pasada inició ocho juegos y ganó sólo uno. Vaya inicio para los Cafés.