Link copiado al portapapeles
#Futbol

Chivas vs América: en México ya no hay pasión


El Clásico Nacional, que enfrenta a los dos equipos más populares de nuestro país, ha venido a menos. Toda la semana lo escuchamos, porque parece que está de moda denostar el futbol. Existen dos formas de enfrentar o mirar un juego de esta índole: la primera desde la pasión, la segunda desde ¿la razón?

La pasión ha dejado de comercializarse y de inmediato viajamos a los tiempos en los que nosotros, los adultos que hoy vemos el futbol, nos hicimos aficionados. ¿Cuántos balones se patearon en el nombre del Gusano Nápoles?, ¿cuántos en el de Cuauhtémoc Blanco? Hoy los niños ya no tienen ídolos vestidos con short y playera de futbol. Nacen menos aficionados y va muriendo el balompié.

Lee más: Guadalajara vs América es un “clásico nacional” por cortesía.

La identidad ya no tiene nada que ver con los colores, ahora hay más cosas que la determinan. El futbol está dejando de ser lo más importante de lo menos importante. El Chivas vs América ya no es el partido del pobre contra el rico. Ahora Chivas tiene una plantilla más cara que la del América. El enfrentamiento ya no tiene aderezos.

Acá vienen los sentimientos encontrados, por qué cualquiera pensaría que es mejor que no haya pasión porque hay menos violencia, pero sin pasión los partidos terminan como hoy, con una baja considerable de intensidad y un empate 1-1.

El Clásico empate, los equipos nos sorprendieron en los primeros minutos, un partido con ida y vuelta y las piernas afiladas de quienes quieren ganar el partido. El primer tiempo fue un partido de hace 20 años, el segundo el de 2018. Todo tiempo pasado fue mejor.

Con un chispazo y las ganas, Jesús Godínez corrió jalándose la playera en clara muestra de que la pasión se vive desde abajo, “hay que comer cantera” para pararse frente al odiado rival y marcar gol. Del otro lado, América está chato de leyendas. Oribe Peralta es el referente, pero la historia de Oribe no está en Coapa, está en Torreón.

jesus godinez Chivas vs america clausura 2018

Jesús Godínez.

En el Clásico los equipos repartieron puntos y los aficionados perdimos, hoy disfrutamos más los minutos previos que los minutos de acción, porque de acción no queda nada. Los haters del futbol festejan, las redes sociales se empapan de comentarios, justificados, sobre el opio del pueblo: el futbol.

Ya no se aprovechan estos partidos para reunirse con los amigos en la familia, hoy el máximo esfuerzo es tumbarse en el sillón, abrir una o dos cervezas y tratar de emocionarse por nada. Uno a uno, el resultado más justo para ¿quién? Chivas necesitaba el triunfo y América quería humillar a su rival. Ambas cosas no sucedieron.

Se están muriendo los héroes que batallan en el pasto verde, ya no se estampan playeras, ya no hay nombres que valgan la pena. ¿Los niños ya no quieren ser futbolistas? El futbol refleja lo que está pasando en un país, podría sonar estúpido pero no lo es. El país está despasionado, ya nada nos emociona y el futbol lo padece.

10 puntos de diferencia entre un equipo y otro no dicen mucho, el protagonismo de América no es sorprendente, la debacle de Chivas no es tan penosa. No pasa nada, igualaron. Mañana se hablará de otra cosa, mañana las portadas serán por compromiso y no por espectacularidad.

Link copiado al portapapeles

Otto Zuloaga

Veterinario frustrado; periodista por diversión y entusiasta del futbol argentino. @otto_zuloaga