Chivas gana la final de la Concachampions con drama y penales incluidos [Goles]

Las Chivas y Toronto se jugaron el pase al Mundial de Clubes en la final de vuelta de la Concachampions, con mucho drama incluido.

Llegó el día esperado para todos los chivahermanos: su equipo se jugaba el todo por el todo en la final de la Concachampions frente al Toronto. El 1-2 a favor que consiguió en suelo canadiense llenó de confianza a todos los rojiblancos, pero la vuelta no sería para nada sencilla.

El partido inició con una gran velocidad, como se esperaba. Espacios para equipos, pero muy poca precisión, hasta que apareció el jugador diferente de Chivas para romper el partido. Tras pelear el balón en medio campo y recuperar, Rodolfo Pizarro condujo, alzó la cabeza y metió un pase preciso entre líneas para Orbelín Pineda, quien no se puso nervioso y definió con categoría para un 3-1 global que acercaba al Rebaño al título.

Lee más: Componen rap a Chivas por final de la Concachampions [Video]

Sin embargo, la alegría del Guadalajara duro lo que un suspiro. Después de una falta de comunicación en su área y un verdadero carnaval entre los defensores, Jozy Altidore aprovechó un centro para rematar de primer intención y ponerle los nervios de punta a todos los fanáticos de Chivas.

El juego siguió con ritmo vertiginoso por parte del ambos clubes, pero parecía que el primer tiempo acabaría igualado a uno. Lo que no presupuestó el Rebaño fue que Sebastian Giovinco aparecería. El italiano aprovechó una floja marca y definió al poste de Rodolfo Cota, quien no pudo reaccionar.

Lee más: Con sufrimiento: Chivas gana el juego de ida en la final de la Concachampions [Goles]

Al medio tiempo, el global indicaba un 3-3, pero con ‘ventaja’ para Toronto, pues ellos regresaron de atrás y el aspecto anímico estaba de su lado. Los 15 minutos de charla debían ser muy bien aprovechados por Matías Almeyda si quería el campeonato.

Para la parte complementaria, Chivas fue el que buscó más el gol, pero la falta de claridad invadió a sus jugadores. Mientras que los canadienses esperaban a un contragolpe. Sin embargo, el gol nunca llegó y todo tuvo que decidirse en los penales.

Desde la pena máxima, a los rojiblancos no les tembló el pulso. Fueron al manchón penal cuatro veces y las cuatro anotaron, algo que Toronto no puede presumir, pues dos de sus jugadores fallaron, uno de ellos Michael Bradley el capitán.

Con mucho drama incluido, demasiado para algunos, las Chivas pueden presumir un título más, mismo que los llevará al Mundial de Clubes.

Publicidad