Link copiado al portapapeles
#Futbol

Chivas y dos sentencias de muerte con aroma a juventud


Después del partido de Chivas vs Veracruz mucho se habló de la falla del joven Benjamín Galindo, del qué quería hacer, del que Almeyda lo alineó por ser su yerno o de que ya le falló a su histórico padre. Sin embargo, para muchos pasó desapercibido lo que el Guadalajara terminó definiendo con ese joven cuadro que alineó. Ambas cosas de gran importancia.

Para empezar, los de Chivas terminaron por sepultar sus esperanzas de acceder a la liguilla y tratar de luchar por el campeonato. Con su cuadro sumamente alternativo, Matías mandó un mensaje claro y ese fue tirar el Clausura 2018 por la borda, pese a que aún podía meterse a la Fiesta Grande.

Lee más: Yo hice el informe Almeyda

Pensemos hipotéticamente en el panorama que tendrían Almeyda y compañía en caso de haber ganado el partido contra Veracruz. En estos momentos la suma total de sus puntos sería de 18 y eso lo colocaría en la posición número nueve, justamente la que ostentan los escualos en la ‘vida real’. Eso lo hubiera puesto a una posición de la clasificación y con tres jornadas aún por disputarse. Es decir, con unas oportunidades más que accesibles para demostrar que su futbol no estaba perdido. Sin embargo, su más cercana eliminación quedará señalada por esta decisión tan ‘joven’.

Es entendible que el Rebaño Sagrado quisiera priorizar la Concachampions, porque eso se puede leer entre líneas. Ir a un Mundial de Clubes no es cualquier cosa, pero también es cierto que, como un equipo grande que dice ser, era necesario y obligatorio demostrar que pelearán por ambos campeonatos. Algo que Matías no dijo en la cancha con su jóvenes y que, para terminar de arruinarlo, terminó por evidenciar a Galindo.

En ese mismo partido, sin quererlo (suponemos), Chivas también dictó una sentencia aún más grave y que dolerá mucho, aunque no en su institución. El error de Benjamín culminó con una anotación de Veracruz, que a la postre sería el triunfo de los dirigidos por Guillermo Vázquez. Con ese resultado los Tiburones salieron del último lugar de la porcentual, cediendo esa posición a unos Lobos BUAP que, ahora más que nunca, parecen cerca de la quema del descenso y nada podrá salvarlos.

Estamos casi seguros que al momento de ver la alineación del conjunto tapatío, a los licántropos no les dio mucha gracia que digamos y con justa razón, pues mientras a ellos les jugaron con todo (aunque hablemos del Cruz Azul), a los de Veracruz los complacieron un poco.

Por supuesto, el que los Lobos esté muy cerca del Ascenso MX no es toda la culpa de los rojiblancos, pero ese juego fue crucial para que los del puerto hoy vean más cerca la orilla de la salvación y que, sumado a la recién destitución de Rafael Puente, los de Puebla sientan que sus esperanzas desaparecen.

Así, sin quererlo y sin ver más allá, los de Guadalajara prácticamente dictaron dos sentencias de muerte con su juventud: la suya en la liguilla y la de Lobos con el descenso.

Sería un milagro ver que las dos problemáticas encuentren un cambio radical, aunque si hablamos de que alguna puede suceder, parece más fiable que los poblanos se salven a que el Rebaño quede entre los mejores ocho.

 

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

Periodista, fanático y aprendiz de deportes. Aficionado ferviente de Atlante, Diablos Rojos del México, Real Madrid y Roger Federer ¿Quejas o sugerencias? ¡Bienvenidas sean! @Is_Ran2106