Chivas Rayadas de Guadalajara. El equipo mexicanísimo por excelencia. Uno de los más ganadores de fútbol mexicano -por muchos años el máximo ganador- vio hace muchos años su mejor época ganadora. Desde los años 70s, a las Chivas les cuesta ganar títulos y esta crisis en la que se encuentran actualmente (el descenso merodea de nuevo Verde Valle) ha hecho que los aficionados empiecen a preguntarse si no es momento de replantearse la filosofía y ponderar la contratación de jugadores extranjeros.

Cardozo reparte culpas respecto a su salida

Chivas y su filosofía

Las Chivas fueron fundadas en el lejano 8 de mayo de 1906, por el belga Edgar Everaert y los hermanos Rafael y Gregorio Orozco. Nació con  el nombre de Union Football Club, cuando en México -y buena parte del mundo-, el futbol era aún un deporte amateur. El equipo más mexicano de nuestro balompié, en sus inicios, permitía que jugaran e extranjeros y nacidos en México y en sus filas contó con jugadores que no eran nacionales.

Chivas, Extranjeros, Fichajes, Refuerzos, Los Pleyers

(Imagen: Getty)

Esto cambió en 1908 por órdenes del propio Everaert. El equipo cambió de nombre a Guadalajara y a la playera blanca que usaron en un principio, se le agregaron unas franjas rojas, para que se pareciera a los colores del Club Brujas de Bélgica. En la época amateur, el Guadalajara, ya de rojiblanco, consiguió 12 campeonatos en las diferentes ligas que había en la Federación de Jalisco durante las primeras décadas del siglo XX.

El Campeonísimo

Chivas consolidó su grandeza en la etapa conocido como el Campeonísimo. Aquel legendario e inolvidable equipo que ganó 7 títulos de Primera división mexicana, 6 Campeón de Campeones, 1 Copa México y 1 Copa de Campeones de la CONCACAF. Y lo ganó en menos de 9 años, de 1956 a 1965. El equipo que consolidó la idea de que sólo con mexicanos se podía ganar y que esto seguiría siendo así.

Fue en estos años que la nación rojiblanca construyó sus cimientos para convertirse en una de las más numerosas de todo el país. El carisma de ese equipo y su leyenda se fue transmitiendo de generación en generación. El orgullo de seguir a un equipo que, por motu propio, había decidido jugar sólo con mexicanos era -y sigue siendo- palpable entre los aficionados.

Chivas, Extranjeros, Fichajes, Refuerzos, Los Pleyers

(Imagen: Getty)

Sin embargo, las épocas de la vacas flacas llegaron… y parece que llegaron para quedarse.

Círculo vicioso de la crisis

A partir del último título conseguido por el Campeonísimo (1964-1965) las Chivas han tenido que ver como otros equipos le quitaban el protagonismo y los título. Cruz Azul acaparó los títulos durante los 70s. América se erigió como su máximo rival y dominó los 80s. En los 90s, el Necaxa fue el gran ganador. Durante los albores del siglo XXI, el Toluca era el mandón. En esta última década, los equipos del Norte se han rebelado al centralismo de nuestro balompié. Junto con ellos, Pumas, Pachuca, León, entre otros han aumentado su cuota de títulos.

Durante todos estos años, Chivas ha logrado ganar sólo un título por década: 1969-1970, 1986-1987, Verano 1997, Apertura 2006 y Clausura 2017. Un equipo que debería estar siempre compitiendo por los primeros lugares y estar siempre en la liguilla, se ve constantemente fuera de la misma, siendo una comparsa y no un animador del torneo.

Chivas, Extranjeros, Fichajes, Refuerzos, Los Pleyers

(Imagen: Getty)

¿A qué se debe esto? Incluso desde antes de la compra del equipo por parte de Vergara, las Chivas iban de un fracaso tras otro. Es por eso que cuando el dueño de Omnilife compró al equipo, las esperanzas renacieron en la afición, que creyó ciegamente en las promesas del empresario. Entre las muchas cosas que aseguró cuando tomó posesión como dueño del equipo, aseguró que el Rebaño tendría a los mejores jugadores mexicanos y la mejor cantera.

Y, como hemos podido comprobar, eso no ha pasado. Al contrario, Chivas rara vez contrata a los jugadores mexicanos de la élite de nuestro fútbol y su canteranos no logran establecerse en el primer equipo (salvo contadas excepciones). Mientras, ve como otros equipos se refuerzan con extranjeros, trabajan mejor sus respectivas canteras y son más competitivos torneo con torneo.

La mala planeación, el constante cambio de técnicos, la carencia de un proyecto deportivo y el desastre directivo tienen a Chivas sumido en la mediocridad.

Chivas… ¿con extranjeros?

¿Cómo puede Chivas salir de esta constante crisis de resultados?  ¿Cómo lograr la competitividad? Algunos han planteado que la solución es la contratación de extranjeros. ¿Debe el Rebaño renunciar a su filosofía centenaria para recuperar el protagonismo?

Los casos como el de Chivas son contados en el mundo. En España, el Athletic de Bilbao sólo juega con jugadores surgidos de su cantera o que se hayan formado en Bizkaia, Gipuzkoa, Araba, Nafarroa, Lapurdi, Zuberoa y Nafarroa Behera, así como, por supuesto, los jugadores y jugadoras que hayan nacido en alguna de ellas. Los leones fueron campeones de liga por última vez en 1983-1984.

Chivas, Extranjeros, Fichajes, Refuerzos, Los Pleyers

(Imagen: Getty)

En Ecuador está el Nacional, que sólo juega con ecuatorianos. Su último título fue en 2006. Y en México, Cimarrones de Sonora, del Ascenso, también apuesta por el talento nacional para buscar un lugar en la Liga MX.

Como podemos ver, apostar por sólo jugar con futbolistas nacionales no se traduce necesariamente en títulos. Sin embargo, no puede servir como excusa para justificar los fracasos o la falta de resultados. Es una elección propia, algo que define la identidad de del equipo y parte de su encanto, de su mística.

Leyenda del Real Madrid podría dirigir a Chivas

Pero, ¿la falta de resultados es suficiente para renunciar a una parte esencial de la identidad de Chivas? ¿Contratar extranjeros asegura que el Rebaño volverá a los primeros planos? La respuesta es no. Incorporar futbolistas foráneos no garantiza títulos ni estar en los primeros lugares de la tabla de la Liga MX. Cruz Azul es el ejemplo perfecto de esto.

De nada sirve pisotear la filosofía si el trabajo de la directiva sigue siendo igual de deficiente. La carencia de orden e inteligencia a la hora de decidir y planear se reflejan en estos resultados tan mediocres: tres torneos sin calificar. Podrían contratar a toda la plantilla de extranjeros, si siguen tomando decisiones tan desacertadas y paupérrimas, en detrimento de los intereses deportivos del propio equipo, no habrá manera de revertir la situación.

Así que no, los extranjeros no resolverían nada, mientras la cúpula directiva no entienda que son ellos los máximos responsables del mal andar del equipo. Han descuidado el trabajo de cantera, han maltratado a sus leyendas y no han respetado los procesos. Mientras sigan trabajando como lo han venido haciendo, esto no cambiará. Los extranjeros no son la respuesta. Es seductora la idea, pero no la solución.