Si en México hay un equipo que moviliza a la masa, ese es Chivas. No por nada es considerado uno de los cuatro grandes, pues además de los títulos, es uno de los clubes con más afición del país, ocupando el primer o segundo lugar, dependiendo de la casa encuestadora.

De acuerdo a la encuesta anual de Consulta Mitofsky, llamada “La Afición del Futbol Soccer en México 2018”, el cuadro rojiblanco es el equipo que más aficionados tiene, por encima de América, Pumas y Cruz Azul, en ese orden. En total, el club de Jorge Vergara es del agrado del 21.7% de los mexicanos.

Lee más: Matías Almeyda, el león ‘bipolar’ que dirige a Chivas 

Sin embargo, pese a contar con millones y millones de aficionados alrededor del país, también es cierto que los fans del Rebaño Sagrado no es una porra que se pueda decir constante y fiel, pues en momentos parece que cualquier equipo quisiera tener una así y en otras ocasiones es de esas que abandona al club de sus amores, a veces protagonizando hechos penosos. Y para muestra un botón.

Cuando las Chivas salen a otras ciudades de visita, principalmente a la Ciudad de México, los aficionados se entregan con toda su pasión, van al aeropuerto a recibir a los jugadores, técnico y directiva. No dejan de alentar a su Rebaño a su llegada, no importa el momento futbolístico por el que estén atravesando. Hasta ahí todo perfecto, todos los equipos estarían orgullosos de ver a una afición tan entregada.

Los malos tragos llegan desde dos flancos. El primero justo con esos hinchas de otras ciudades que van a recibirlos, ya que por el tumulto generado, y por querer estar a un lado de sus ídolos, generan (no siempre, claro) caos que termina involucrando a elementos de seguridad, por peleas.

El último ejemplo fue precisamente en la CDMX, cuando aficionados rojiblancos se volcaron en el AICM y en la estancia llegaron a los golpes con policías. Unas versiones indican que los policías comenzaron a atacar a la gente, tratando de proteger a los futbolistas, pues la insistencia por conseguir un autógrafo o fotografía rebasó la euforia de los fans.

El otro tema a ‘criticar’ llega desde Jalisco, específicamente desde su casa, el Estadio Akron. En Guadalajara, las Chivas han recibido cuatro partidos en el Clausura 2018 y en ninguno de ellos lograron el lleno, ni siquiera con la visita de Cruz Azul en la fecha dos. A partir de ese encuentro la asistencia ha ido a la baja paultinamente. Contra Pachuca, en la jornada 8, apenas y se registró un cupo de 27 mil 159 de asistentes, un poco más del 50% que puede recibir el inmueble. Aspecto muy alejado de lo que se puede llamar un equipo grande. Eso sí, también hay que decir que no es un promedio paupérrimo, por algo a Jorge Vergara no le preocupa este tema, como lo dejó saber en entrevista para Fox Sports.

Y, por si a la afición no le bastaba con ir a los aeropuertos, la asistencia o las riñas con policías, también se dan el tiempo para meterse en los asuntos políticos cuando se encuentran a los candidatos presidenciales, al menos esos dejaron ver con Andrés Manuel López Obrador, a quien algunos apoyaron, otros lo rechazaron y unos más se acordaron de La Máquina, al decirle a AMLO que la va ‘cruzazulear’. Se ve que los hinchas del Rebaño Sagrado andan en todo, ja.

Queda claro que la afición chiva no pasa indiferente en cualquier estado que pise, para bien o para mal. Y por eso, aunque algunos no lo quieran aceptar, es la afición más numerosa de México, lástima que aveces no dejan las mejores escenas.