Link copiado al portapapeles
#Futbol

Chicharito, la principal víctima de los embajadores del ‘malinchismo’


Aquí vamos de nuevo, a defender a los jugadores que nos representarán en el próximo Mundial para que después nos acusen de inflar y tratar de vender humo…

Hasta hace unos años me percaté que todo, o casi todo lo que hacemos tiene un refrán o dicho popular que lo avala. En este punta dirán ¡wooooow!, descubrió el hilo negro. Y no, no lo hice pero no hay mejor frase para la Selección Mexicana que dirige Juan Carlos Osorio que “si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada”. Los limones como jugadores, el agua como equipo.

Lee más: Grupo A / Mundial Rusia 2018: Una baraja de posibilidades.

El día de ayer nos regocijábamos de los cuatro jugadores (Chucky Lozano, Raúl Jiménez, Enrique Esqueda y Antonio Briseño) que marcaron gol con sus equipos en ligas europeas. Del póker de futbolistas, solo dos asistirán al Mundial de Rusia 2018 y seguramente serán titulares. Ojo, esto no quiere decir que hayamos encontrado la solución para avanzar de la fase de grupos en primer lugar y barriendo a Alemania, pero sí es un poco de aire fresco en un proceso contaminado por críticas y decisiones cuestionables.

Pues en esas estábamos cuando de pronto, hoy por la mañana, Javier “Chicharito” Hernández salió de las penumbras de la banca y marcó su octavo gol en la Premier League con el West Ham. Si Javier quería volver a marcar tenía que ser en contra del Chelsea, el equipo al que más le ha anotado en su carrera.

El gol del Chicharito nos abre más el panorama rumbo a Rusia y no porque haya revivido el mejor jugador que México tiene, sino porque es lo que hay y su anotación a casi dos meses para que arranque la Copa del Mundo y que el máximo goleador en la historia de la Selección Mexicana esté de vuelta nos da un poco de esperanza.

Pero con Hernández ocurren algunos fenómenos que lamentablemente nuestra sociedad, la mexicana, tiene como hábitos. El malinchismo, dice la Real Academia Española, es a grandes rasgos “la actitud de quien muestra apego a lo extranjero con menosprecio de lo propio”. Y Javier Hernández es la principal víctima de esta mala práctica.

Hace ocho años, cuando se anunció que Chicharito haría historia siendo el primer mexicano en ponerse la playera del Manchester United, comenzó una batalla sin sentido la de criticar y atacar a los futbolistas mexicanos en Europa. El ocho de agosto de 2010, Javier anotó su primer gol en competición oficial con los Red Devils y sí, se lo hizo al Chelsea. Aquí se callaron varias bocas, peroooooo…

Se trató de un gol accidentado pero igual contó, ¿no? Para su mala suerte justo ahí comenzaron los ataques hacia el delantero mexicano por parte de sus compatriotas porque por ahí dicen “si no te chinga no es mexicano”. No intento defender y elogiar a Hernández, pero sí alguien es consciente de su técnica y de lo que puedo hacer dentro de un campo de juego es él. No necesita que nadie, fuera de ella, lo ataque y reclame sus fallas, que si bien han sido muy notorias las ha atacado con una serie de aciertos que lo tienen como el mejor delantero en la historia de la Selección (si de goles anotados hablamos).

Si algo tendríamos que aplaudirle al delantero mexicano, es la entrega que pone en cada juego, las ganas con las que disputa cada balón. Nunca he escuchado a alguien que le reclame la falta de esfuerzo. Deberíamos de tomar el malinchismo y convertirlo en apoyo, que si nos gusta el futbol y estaremos pendientes de lo que haga México en el Mundial, gritaremos igual un gol sea de quien sea. Y seguro el Chícharo anotará.

Dejemos de criticar a nuestros futbolistas y seamos honestos con nosotros mismos (porque no hay mejor analista que quien mira el futbol cada fin de semana y lo hace porque es su pasatiempo favorito) y pongamos en la mesa las debilidades y fortalezas que tienen los jugadores mexicanos porque en dos meses todos estaremos pegados a una televisión con la misma ilusión que cuando México debutó en Estados Unidos 1994 o Francia 1998.

El futbol, creo yo, tiene alto porcentaje de azar y si Javier falla mucho es porque está siempre en posición de anotar y alguna tiene que entrar.

¡Chicharito está de vuelta!

Link copiado al portapapeles

Otto Zuloaga

Veterinario frustrado; periodista por diversión y entusiasta del futbol argentino. @otto_zuloaga