Chicharito, el futbolista que provoca amarguras con goles

Hoy comenzamos el fin de semana con una buena noticia, primero que el delantero mexicano Javier Hernández salió del banquillo para ver minutos con el West Ham y segundo que...

Hoy comenzamos el fin de semana con una buena noticia, primero que el delantero mexicano Javier Hernández salió del banquillo para ver minutos con el West Ham y segundo que lo hizo marcando un gol. Lamentablemente para todos los aficionados aztecas esto no será algo de todos los días, ya que el escocés David Moyes sigue siendo el estratega del Chicharito y con goles le sigue provocando dolores de cabeza.

Esta desgastada relación es dañina para ambos personajes, pues la polémica los ha acompañado desde que coincidieron en el Manchester United. Para nadie es un secreto que Chicharito era uno de los jugadores favoritos de recambio para Sir Alex Ferguson y que todos esperábamos que con Moyes al mando de los Devils esto continuara, pero no.

El delantero tapatío fue relegado a lo más oscuro de la banca roja, en donde solo pudo iniciar como titular en seis ocasiones en la temporada 2013-2014 en 24 juegos disputados, haciéndose presente en el marcador en solo cuatro anotaciones.

Al final, Chicharito vio acción en 840 minutos bajo el mando de Moyes en Manchester, marcando cada 210 minutos, poco más de dos partidos completos.

Hoy, y tras reencontrarse en el West Ham, la suerte parece no haber cambiado, pues el delantero mexicano solo ha jugado 302 minutos desde el 12 de noviembre (fecha en que el escocés arribó con los Hammers) y hasta hoy se hizo presente en los cartones.

Así, el Chicharito marcó su quinto gol con el West Ham y primero con Moyes como mandamás.

Así, Hernández Balcázar ha “mojado” las redes en cinco ocasiones ante la mirada del director técnico escocés en 1,142 minutos, es decir promedia un gol cada 228 minutos.

Aunque esta estadística suena muy pobre para cualquier delantero, la convivencia del de Jalisco y el Escocia está sentenciada al fracaso, pues cada que Javier marca un tanto, parece ser que provoca la bilis de Moyes y lo castiga hundiéndolo más en el banquillo que premiándolo.

Hoy en México aplaudimos la profesionalidad de Hernández que hizo su chamba cuando se le necesitó (no le quedaba de otra a su DT ante las lesiones en el roster). Moyes es un hombre necio, en el que los números y talento de Chicharito no importan para imponer su ley, a pesar que con goles el mexicano le está provocando muchas amarguras.

Publicidad