Chávez Jr. confiesa el porqué de su drogadicción

Recuperado y con ganas de saltar al ring, Julio César Chávez Jr. se confesó sobre las razones de su drogadicción y alcoholismo
Imagen: Getty

¡Sin pelos en la lengua!

La vida de los Chávez siempre ha estado rodeada de reflectores, cuando no es por su actuación dentro del ring, es por los escándalos que generan la alocada que viven fuera de él.

Julio César Jr. siguió todos los pasos de su padre, se convirtió en boxeador profesional y cayó en las garras de las drogas. Sin embargo, el pugilista aprendió la lección y, al igual que el ícono del boxeo mexicano, entró en una clínica de rehabilitación. Recuperado y con una pelea en puerta, Chávez Jr. decidió confesarse y hablar del porqué comenzaron todos estos problemas y sobre el cómo salió de ellos.

“Cuando perdí con Martínez en 2012, tuve una depresión muy fuerte. No tenía la fuerza, el fondo físico. Tuvo que ver mucho que el bajar mucho de peso te descompensa no solo física, también mental. Empecé a tomar mucho, a consumir drogas, tomaba, fumaba marihuana, tomaba muchas pastillas… Ya tengo dos años que dejé el alcohol, pero agarraba pastillas, que era lo mismo, me estaba haciendo daño”, aceptó el boxeador en entrevista con Miguel Gurwitz.

Tocó fondo después de perder ante Saúl “Canelo” Álvarez, sumado al video en el que se le exhibe borracho y rodeado de mujeres, episodio de su vida donde consideró retirarse del deporte, pero con el apoyo de su familia, se internó en la clínica de su padre para salir de los vicios.

“La peor noche de mi vida, hubo unos muchachos que me grabaron cuando estaba tomando. Sí me di cuenta, pero era tanta mi decepción, no importaba nada que dije ‘ya, si me graban qué va a pasar’. Incluso hubo un momento en el que pensé en no volver a pelear. Dije ‘si estás peleando en un peso en el que peleaste (no era el suyo) y aceptaste las multas que aceptaste, también tienes que tener dignidad’. Hubo un tiempo, como unos cinco o seis meses que no entrené, subí mucho de peso y dije ‘ne, ya no voy a entrenar’.

“Estuve en Tijuana alrededor de dos meses en su clínica (de Julio César Chávez) porque padecía de ansiedad. Fue difícil, porque al principio yo decía ‘¿por qué? Yo tengo dinero, tengo mi casa, o sea yo no estoy mal’. Pero después me di cuenta que sí estaba mal, que mi esposa y que mis hijas también se daban cuenta cuando yo tomaba, cuando yo estaba mal”, señaló.

Chavez Jr. está consciente de su problema: “esto es una enfermedad y que si me descuido puedo volver a tomar, puedo volver a caer en lo mismo”. A pesar de esto, está decidido a demostrar su talento este 1 de diciembre ante Alfredo Angulo y así poder volver a retar al Saúl Álvarez.

“Ganando un título mundial en mi peso y el siendo campeón, me tendría que dar la oportunidad (de pelear) porque yo se la di y él sabe que le di todas las ventajas. Lo más importante es que si la gente quiere ver la pelea, pues se tiene que hacer porque va a generar dinero que es lo que Canelo busca. Si alguien le puede ganar a Canelo soy yo, estoy bien preparado”, expresó.

Publicidad