Charlotte, N.C.: “Not so Sweet Caroline”

La NBA destapó la cloaca en el deporte. Antes que ellos, Bruce Springsteen, Ringo Starr y el Cirque du Soleil. Nadie quería ir al sur de la costa este en...

La NBA destapó la cloaca en el deporte. Antes que ellos, Bruce Springsteen, Ringo Starr y el Cirque du Soleil. Nadie quería ir al sur de la costa este en Estados Unidos. Hacía un mes, la ciudad tenía una fiesta con sus Panthers. Pero a partir del 23 de marzo, la  gente se unió contra la discriminación en Carolina del Norte.

El gobernador de Carolina del Sur, Pat McCroy, firmó la ley HB2, también conocida como la “ley baño” que abolía todo castigo contra cualquier muestra de discriminación en cualquier ciudad del estado, lo que limitaba la independencia de algunas zonas como Charlotte, donde se había desarrollado ya, un proyecto que evite muestras de odio, particularmente con homosexuales y transexuales.

El nombre de “Ley Baño” se da por uno de los puntos del mandamiento donde se exigía que los ciudadanos transexuales en el estado acudieran al baño que determinaba su sexo de nacimiento y no al que se sentían identificados.

A partir de esto, la NBA, que tenía determinado su juego de estrellas en Charlotte, Carolina del Norte, para esta campaña y decidió cambiar la sede, por lo que Nueva Orleans tomará su lugar. Cabe mencionar que en el mismo contexto histórico de la ley HB2, el comité laboral del estado Louisiana en el Senado promulgó una ley en la que se evita la discriminación de cualquier tipo a cualquier persona por su preferencia sexual o el género con el que vivan.

Sin embargo, no sólo Charlotte está bajo la lupa. El gobernador de Georgia, estado vecino de Carolina del Sur, Nathan Deal, está bajo una polémica similar en el que una ley anti-gay está por ser firmada y de darse el caso, la NFL ya amenazó a la ciudad con sacar las candidaturas que promovieron tanto la ciudad de Atlanta, como el consejo directivo de los Falcons, para el Super Bowl LIV o LV, en el marco de la inauguración de su nuevo estadio y rompiendo la norma de otorgar un partido de campeonato a cualquier campo nuevo en la liga.

De vuelta en Charlotte, no es la primera vez que se les acusa de actos homofóbicos y es que en el partido que sostuvieron sus Panthers de NFL ante los Giants, el receptor Odell Beckham Jr, denunció una serie de actos violentos que jugadores del equipo contrario cometieron contra él, incluyendo gritos homofóbicos, a pesar de que el ala abierta nunca ha mencionado ser gay. Al final, la investigación se cerró por falta de pruebas y no existió sanción para ningún miembro de los Panthers.

En cuanto a los agraviados del Juego de Estrellas, un dueño minoritario del equipo, Félix Sabates, emitió un comunicado tras el hecho en el que declaró que “no hay nada de malo que una persona use el baño hecho para el género con el que nació. Es un país libre, pero no pueden forzar a un niño de ocho años a compartir el baño con alguien que no comparte sus órganos sexuales”.

Discriminación y deporte: dos canales civilizatorios que se encuentran dentro y fuera del terreno de juego.

Publicidad