Tras casi 20 años de carrera, el centrocampista, Carlos Adrían Morales, ha decidido que es hora de colgar los botines. Según información del periodista León Lecanda, el próximo 19 de julio hará oficial el anuncio de su retiro de las canchas tras haber defendido los colores de varios equipos de la primera división mexicana.

Las lagrimas de Carlos Adrián Morales reflejan el descenso

Carlos Adrián Morales, hermano menor de otro gran jugador como lo fue Ramón Morales, nació en La Piedad, Michoacán, el 6 de septiembre de 1979.  Cuando se le cuestiona sobre su infancia asegura que vivió una niñez feliz. A los cuatro años tuvo sus primeros contactos con el balón y desde temprana edad supo que quería ser futbolista. A los 15 años se probó con La Piedad, en dónde obtuvo su primera oportunidad para jugar de manera profesional. Atrajo la atención de Monarcas Morelia, equipo que le dio la oportunidad de debutar en primera división el 13 de septiembre de 1998 ante las Chivas. El técnico que le dio la oportunidad fue Tomás Boy y saltó al campo para jugar al lado de jugadores como Javier Hernández (padre del “Chicharito”), Héctor Islas, Claudinho, Mario “El mudo” Juárez, Heriberto Ramón Morales, Darío Franco, entre otros.

Se consolidó en el primer equipo de Morelia y se volvió un regular, así como todo un referente. En el Invierno 2000 ganó su primer título con los Monarcas, al imponerse en tanda de penales al todopoderoso Toluca de José Saturnino Cardozo. En el año 2001 pasa a Pachuca dónde vuelve a probar las mieles de un título. Su paso con los Tuzos fue breve y volvió con Morelia, donde perdió la final del Apertura 2002. En 2004 lo fichan los Tigres, equipo con el que obtiene dos títulos del ya extinto Interligas (el torneo que daba boletos para asistir a la Copa Libertadores).

Carlos Adrián Morales, Retiro, Morelia, México

Toluca se hace con sus servicios en 2006 y obtiene el título del Apertura 2008 con los Diablos Rojos. Dejó las diabluras por la santidad y, tras un paso fugaz por Tecos en 2009, defendió los colores del Santos Laguna, escuadra con la que obtuvo el campeonato del Clausura 2012. Sin embargo, y a pesar del éxito que tuvo en los otros equipos, Morelia siempre fue la escuadra de sus amores, y regresó para volverse a enfundar con la camiseta roja y amarilla de Monarcas. Ganó un par de títulos más con la monarquía, una Copa MX  y una Súper Copa MX. El último equipo con el que jugó como profesional fue Lobos BUAP.

Lobos BUAP hace simulacro en su estadio

Un mediocampista versátil y polifuncional, Carlos Ardrián Morales podía jugar como volante de contención, carrilero y extremo por la banda. Disputó 740 partidos y anotó 75 goles. Siempre fue todo un profesional, disciplinado, sin escándalos y que se entregó completamente a su profesión. Una brillante carrera y un jugador ejemplar que será siempre recordado como uno de los futbolistas más constantes y entregados de la liga mexicana,