Salvador Sánchez vs Wilfredo Gómez: La pelea más trascendental del boxeo mexicano cumple 40 años

El gran 'Sal' Sánchez se convirtió en leyenda una noche de agosto en Las Vegas
Sánchez acabó con el verdugo de los pugilistas mexicanos | Foto: Los Pleyers

Cuando se habla de boxeadores históricos mexicanos el nombre de Salvador Sánchez siempre aparece en cada plática. Dueño de múltiples virtudes, el oriundo del Estado de México se convirtió en uno de los grandes ídolos de todos los tiempos cuando derrotó a Wilfredo Gómez el 21 de agosto de 1981.

Nacido el 26 de enero de 1959 en Santiago Tianguistenco, Estado de México, Salvador Sánchez fue un prodigioso boxeador que alcanzó la gloria a una edad temprana. Sus inicios en los deportes de contacto fueron en la adolescencia mientras se interesaba en la lucha libre, hasta que fue descubierto por Agustín Palacios Rivera.

El ídolo de Santiago Tianguistenco pasó a la historia el 21 de agosto de 1981 | Foto: Getty Images

Con 16 años de edad debutó como profesional y de inmediato se apoderó de la escena boxística en el país, así como en el extranjero. En 1980 derrotó a Danny López para coronarse campeón de peso pluma por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y desde ese momento no volvió a perder un cetro.

El momento más importante en la carrera de Sánchez llegó en 1981 cuando se enfrentó al puertorriqueño Wilfredo Gómez. Por aquellos años, el peleador boricua se había convertido en un experto enviando a la lona a contrincantes mexicanos, pero el ídolo de Santiago Tianguistenco cambiaría la historia.

El combate pactado a 15 asaltos se celebró el 21 de agosto de 1981 en el Hotel Caesars Palace, de Las Vegas, Nevada. En la previa de la pelea, Wilfredo Gómez aseguró que ‘Sal’ sería otra de sus víctimas, lo desacreditó como boxeador profesional, y advirtió que lo derrotaría en ocho rounds.

Sin duda, la pelea generó amplia expectativa y Salvador Sánchez demostró que era uno de los elegidos por los dioses del pugilismo. Desde el primer episodio se sabía que sería un enfrentamiento épico, y el mexicano logró castigar a Gómez con un golpe que lo envió directo a la lona.

El peleador puertorriqueño se comenzó a percatar que Sánchez no sería otra de sus víctimas. Con todo el arte que lo caracterizaba, Salvador llevó la pelea al terreno donde se sentía más cómodo, con su potente gancho de izquierda gracias a sus largos brazos, y su gran capacidad para recuperarse del agotamiento.

Todo parecía estar escrito, tal y como lo anticipó Wilfredo, el combate finalizó en el octavo round. Sin embargo, el boricua se olvidó que enfrente estaba el gran Salvador Sánchez, quien se impuso aquella noche de agosto por nocaut técnico en la que todavía se considera como la victoria más importante del boxeo mexicano.

No era para menos, Gómez llegó a esa pelea como campeón invicto con 33 triunfos y 32 nocauts. Para Salvador Sánchez significó ganarse un lugar entre los inmortales del pugilismo mexicano, pues meses más tarde, el 12 de agosto de 1982, falleció en un accidente automovilístico a la edad de 23 años.

***

Encuentra el mejor contenido de Los Pleyers en nuestro canal de YouTube.

Publicidad