¿Quién es Mike Tyson, el hombre más malo del mundo?

El boxeo es la industria del deporte de contacto que más millones de dólares mueve en el mundo gracias a talentos como Floyd Mayweather, Saúl Canelo Álvarez, Manny Pacquiao y...
Mike Tyson es una de las figuras más grandes del boxeo (Foto: Getty)

El boxeo es la industria del deporte de contacto que más millones de dólares mueve en el mundo gracias a talentos como Floyd Mayweather, Saúl Canelo Álvarez, Manny Pacquiao y otros, pero desde hace muchos años la división de los pesados ha pecado de no tener una super figura.

Te recomendamos: Conor McGregor ‘confirma’ revancha contra Floyd Mayweather Jr.

Es por ello que cuando sale alguien como Mike Tyson en redes a hacer algo, esto se vuelve una noticia viral. Quizá los más jóvenes no lo conozcan más allá de su participación en la película de Hangover, pero para quienes crecieron en los 80 y 90 el nombre de Tyson es sinónimo de grandeza y terror con los guantes puestos.

Una figura polémica en todos los sentidos, nacido el 30 de junio de 1966, Michael Gerard Tyson creció en los vecindarios de Brooklyn, donde tuvo una infancia muy conflictiva por distintos problemas familiares llegando a ser detenido en 38 ocasiones cuando apenas tenía 13 años por varios robos y asaltos.

Dentro de los reformatorios comenzó la práctica del boxeo, siendo Cus D’Amato su guía cuando salió en libertad. Arrancó su carrera en los circuitos aficionados y underground donde se ganó el mote de El Tanque por pesar 91 kilos a sus 14 años y vencer a la mayoría de sus rivales en el primer episodio por la vía del nocaut.

Debutó como profesional en 1985 y se convirtió en el hombre más malo del planeta al hacerse de los cinturones de los completos del CMB, AMB y FIB, dominando la división y a los rivales que le ponían enfrente en todos los aspectos haciéndose famoso por su furia y pegada ganándose el apodo de Iron Mike.

Lamentablemente, la fama lo rebasó y perdió la cabeza teniendo problemas con la ley por tema de drogas, alcohol, hasta pasar más de tres años en prisión tras ser encontrado culpable por la violación de Desiree Washington en 1992.

Dentro del ring también protagonizó episodios incómodos como cuando en 1997 arrancó un pedazo de la oreja de Evander Holyfield de una mordida, situación que hasta el día de hoy le recuerdan y hasta terminó siendo un comercial.

Desde 2010 la vida de Tyson dio un giro hacia lo positivo, teniendo un espectáculo de monólogos, armando su promotora y hasta convirtiéndose en vegano. Hoy Mike puede presumir que participó en un Wrestlemania, ser Salón de la Fama del Boxeo, salón de la fama de la WWE y hasta ser uno de los jefes de videojuegos más grandes de la historia, esto en el Punch Out.

La grandeza de su personaje rebasó el ring y hoy Mike es un ícono de la cultura pop con todo y su horrible tatuaje, un personaje que es llamado para resucitar la división de los pesados en todo momento.

Tyson es un pecador con muchos defectos, pero aprendió a encaminar su vida hacia lo positivo y su leyenda poco a poco vuelve a tomar brillo. Qué falta nos hace alguien así en el pugilismo.

Te recomendamos: 

Publicidad