La historia de los Red Sox se puede dividir antes y después del 2004. Cuando Babe Ruth pasó de los Boston Red Sox a los New York Yankees, por allá de 1920, se dice que a los patirrojos les cayó la “Maldición de El Bambino”.

No importaba que tan bueno fuera el equipo o que tan cerca estuvieran del título de la MLB, algo pasaba que culminaba con el mismo final: corazones rotos y decepción. Sin embargo, todo cambió en 2004 cuando por fin ganaron la Serie Mundial tras una sequía de 86 años. Ahora, en 2018, los Red Sox están demostrando como se termina de enterrar una maldición para construir una nueva historia.

Todo lo que tienes que saber de los playoffs de la MLB

El Origen de la Maldición de El Bambino

Boston, Red Sox, Maldición, MLB Los Pleyers

Babe Ruth durante su etapa con los New York Yankees (Imagen: Getty)

George Herman “Babe” Ruth Jr, llegó a los Boston Red Sox en 1914, cuando tenía 19 años. Debido a su juventud, sus compañeros lo empezaron a llamar Babe (bebé) y el apodo se popularizó. Ruth era tan bueno, que guió a Boston a ganar las Series Mundiales de 1915, 1916 y 1918.

Con Boston comenzó siendo solo pitcher, pero el manejador de la novena se dio cuenta de que era mucho mejor bateando y lo envió a jugar en el jardín. Entonces, comenzó a pegar jonrones. Luego de la temporada de 1919, el dueño de los Red Sox, Harry Frazee, que había comprado el equipo en 1916, necesitaba dinero para uno de sus espectáculos de Broadway. Frazee vendió a Babe en 1920 a los New York Yankees contra su voluntad, Ese fue el origen de una maldición que persiguió a Boston por 86 años.

Boston durante la Maldición

Boston, Red Sox, Maldición, MLB Los Pleyers

Los Mets remontaron a la serie y derrotaron 8-5 a los Red Sox en el séptimo partido de la Serie Mundial de 1986 (Imagen: Getty)

Tras el traspaso de Babe Ruth, Boston sólo conocía el desencanto y la frustración. Desde que Ruth se puso el traje a rayas de los neoyorquinos, Boston fue testigo de cómo los Bombaderos del Bronx se iban convirtiendo en el equipo más ganador en la historia de las Grandes Ligas. Babe Ruth se convirtió en leyenda y su maldición era una losa sobre sus aspiraciones de triunfo.

Cuando parecía que por fin romperían con esos fantasmas de la “Maldición de El Bambino”, algo increíble sucedía que hacía que la gloria se escapara de sus manos. Tal vez el momento más memorable fue en la Serie Mundial de 1986 contra los Mets. Con la serie 3 a 2 a su favor, Boston estaba a un strike de terminar con la sequía de títulos. Sin embargo, el otro equipo de New York dio la vuelta a ese partido y a la serie. Antes de que existiera el “cruzazuleo”, los Red Sox ya eran expertos en dejar ir triunfos de manera increíble.

Se rompe la maldición

Boston, Red Sox, Maldición, MLB Los Pleyers

Rompiendo la Maldición de El Bambino en 2004 (Imagen: Getty)

Terminó el siglo XX y la Maldición de El Bambino seguía pensando sobre los Red Sox. Entonces llegó 2004. Boston derrotó a los Angels en la primera ronda y luego hicieron historia al remontar una serie tras ir perdiendo 0-3. Los Red Sox ganaron 4 partidos consecutivos a sus acérrimos rivales, los Yankees, en la Serie de Campeonato de la Liga Americana y llegar así la a Serie Mundial.

El equipo que parecía destinado a eternamente quedarse en la orilla, logró deshacerse de los fantasmas que lo acechaban y finalmente lograron ganar el Trofeo del Comisionado que los coronaba como campeones de una Serie Mundial 86 años después. Barrieron con los St. Louis Cardinals con un equipo encabezado por jugadores como Edgar Rentería, Manny Ramírez, Johnny Damon, David Ortiz, Pedro Martínez, Derek Lowe y Tim Wakefield. La Maldición de el Bambino había sido rota. Ahora tocaba enterrarla por completo  y construir una nueva historia.

Enterrando la Maldición

Boston, Red Sox, Maldición, MLB Los Pleyers

En 2018, no hubo mejor equipo en las Grandes Liga que los Red Sox (Imagen: Getty)

Después del título de 2004, Boston pudo jugar ya sin el peso de El Bambino en su mente. Se coronaron de nuevo de en 2007 y en 2013 terminaron por enterrar los vestigios que pudieran quedar de la Maldición. Volvieron a erigirse como campeones de la MLB, pero esta vez lo hicieron en casa, en Fenway Park, 95 años después.

Desde entonces, Boston es capaz de llegar a situaciones límites y no sabotearse. Ahora, en 2018, están a las puertas de otro título más. Fueron el mejor equipo de toda la MLB con sus 108 triunfos en temporada regular. Lideraron en carreras, hits, bases totales, promedio de bateo y porcentaje de embasado.

AMLO recibe invitación para ir a los playoffs de las Grandes Ligas

En playoffs, dejaron a los Yankees en el camino y acabaron con los campeones defensores, Houston Astros. Son los amplios favoritos para llevarse el Trofeo del Comisionado y ya no hay maldición posible que impida que los Red Sox sigan reescribiendo su historia.