El compromiso que Diego Armando Maradona manifestó hacia los Dorados de Sinaloa no se quedó simplemente en palabras. Aunque solo tiene un año de contrato, El Pelusa se puso las pilas y ya estaría armando su plan de trabajo para la siguiente temporada con los culichis luego de ser eliminados de la Copa MX y a pesar de que aún faltan cinco fechas para que se termine la fase regular del Apertura 2018 de la Liga de Ascenso MX.

¡Y todo parece indicar que se irá a lo grande!

¡Maradona explotó contra árbitro y amenazó con denunciarlo!

ESPN dio a conocer que el excampeón mundial tiene contemplado jugar contra su gran amor y viejo conocido, el club argentino Boca Juniors, en un partido de pretemporada. Lo raro aquí es que no jugarían en Culiacán, a pesar de la mala experiencia de la eliminación, el conato de bronca y el “mal arbitraje” del que tanto se quejó, Maradona habría pedido que el duelo se lleve a cabo en Querétaro, debido a el clima y los aficionados de la casa de los Gallos Blancos.

Medios nacionales resaltan meramente a la ciudad como otra razón por la que Diego Armando eligió la sede, y el argumento que dan le quitaría “lo raro” al que no se haga en la capital sinaloense. Recordemos que Culiacán es una plaza meramente beisbolera, quienes tienen a los Tomateros como uno de las novenas más importantes de nuestro país; ya mencionado esto, el que se haga el partido Dorados vs Boca Juniors en Querétaro sería una oportunidad perfecta para hacer negocio, puesto que además está cerca de otras localidades donde se respira futbol, como el Estado de México o la Ciudad de México.

Por estas razones Maradona aceptó dirigir a Dorados

Aunque todavía falta que los argentinos accedan viajar hasta México por un partido contra un equipo de Segunda División. Además, el D10S tiene pensado en preparar a sus chicos con grandes clubes mexicanos, por lo que habría elegido a las Chivas de Guadalajara, a las Águilas del América y, obviamente, a los Gallos Blancos de Querétaro. para cerrar sus partidos de preparación.

Diego Armando Maradona, el D10S argentino al que todos temían por su amanera tan extravagante de ser, aquel del que pensaron solo sería fiesta y drogas, hoy reafirma sus deuda: “Le di mi palabra al presidente de Dorados: Voy a vivir acá, ojalá que por muchos años”.