Dos Clásicos Regios más están por disputarse y el marco es inmejorable: una Final. El título de la Concachampions y el pase al Mundial de Clubes está en juego. Como sucede en cada partido de esta índole, los pronósticos son reservados y se espera que sean grandes juegos. Sin embargo, y lamentablemente también es una costumbre, la tensión se siente.

En los últimos años, el Clásico Regio ha tomado gran notoriedad a nivel nacional. El poderío de sus equipos y el espectáculo que ofrecen llaman cada vez más la atención de la afición. Sin embargo, en los focos también están sus barras bravas, que hace poco provocaron una pelea brutal, lo cual llevó a tomar medidas de seguridad, mismas que -para el juego de Ida de la Final de la Concachampions- el grupo de animación de Rayados podría romper y provocar mucha tensión.

¿Técnico y jugador de Rayados casi a los golpes tras goleada?

Previo al primer encuentro a disputarse este miércoles 23 de abril, La Adicción -barra de Rayados- convocó a una caravana, acción que, en caso de realizarse, podría terminar perjudicándole a la misma barra, pues tras la riña que se dio en el Apertura 2018, el Gobierno de Nuevo León y directivos de Monterrey, Tigres y la Liga MX firmaron un acuerdo para evitar otro suceso igual, en el cual destaca la siguiente medida: “en caso de realizarse una caravana, prohibir en forma definitiva el acceso al estadio de local”.

En pocas palabras, si La Adicción logra hacer su desplazamiento -además no poder entrar al estadio de Tigres- se ganará una sanción, la cual no les permitirá estar presentes en el definitivo juego de vuelta, que se disputará en el inmueble de su propio equipo, y por lo tanto no podrán apoyar a sus futbolistas, hecho que no suena lógico para realizar, aunque a estas alturas todo se puede esperar.

Esto es todo lo que se sabe del aficionado agredido de Tigres

Hasta el momento, ninguna de las directivas se ha pronunciado sobre el tema y conforme pasen las horas esto puede hacer que la tensión sea más grande y, en dado caso de que no se actúe, terminar de una manera que nadie quiere.

Lo que queda es esperar a que la barra de Rayados tome consciencia sobre lo que puede suceder.