Luka Modric es el ganador del Balón de Oro 2018. De esta manera rompió el tiránico duopolio de Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Sin duda, el croata tuve un año espectacular al ganar la Champions, Supercopa de Europa, Mundial de Clubes y llegar a la final del Mundial. No obstante, sus número están lejos de ser impactantes. Entonces, ¿cuál es el criterio que vale para designar al ganador de este premio? ¿Podemos tomar con seriedad un premio así? ¿Un premio que desde su origen tenía un sesgo? Pero, sobre todo, ¿qué tan importantes son los trofeos individuales en un deporte que es de conjunto?

EN VIVO: ¡Luka Modric gana el Balón de Oro!

El origen del Balón de Oro

La revista francesa France Football, fundada en 1946, decidió por incentiva del prestigioso periodista y editor Gabriel Hanot —el precursor de la Copa de Europa, hoy conocida como Champions League— otorgar un galardón individual que designase al mejor futbolista del momento. La idea detrás del premio era impulsar el torneo continental de clubes y era conocido como el Trophée du footballeur européen de l’année à l’étranger —Trofeo al futbolista europeo del año en el extranjero — y reconocía al mejor jugador europeo del año que hubiese tenido participación a nivel internacional.

Es decir, sólo los jugadores europeos que militaran en Europa podían aspirar a ganar el premio. Esto le quitaba la posibilidad a jugadores del continente Americano de siquiera poder aspirar a estar nominado. La primera entrega del premio fue en 1956 y el primer ganador fue el inglés Stanley Matthews.

Caso Alfredo Di Estéfano

El legendario goleador del Real Madrid, fundamental para que los Blancos se llevaran las primeras cinco Copas de Europa, ganó el premio en 1957. Se preguntarán, ¿no era argentino Di Estéfano? Sí, pero se nacionalizó español a principios de la década de los ’50, por lo que cuando lo ganó ya era europeo. Fue por La Saeta Rubia que se quitó la regla de que el ganador no podía volver a ser tomado en cuenta para estar nominado. Así, ganó el premio por segunda vez en 1959.

Valor Histórico

Por la existencia de esa regla que jugadores que no fueran europeos no podían ganar el Balón de Oro, fue que ni Pelé ni Maradona, considerados como los dos más grandes de toda la historia del futbol, no ganaron ni un sólo. A pesar de su innegable calidad, impacto en el juego, influencia en el deporte y sus números, no podían soñar siquiera a estar nominados. ¿Cómo puede un premio que no tomaba en cuenta a todos los futbolistas premiar al mejor del mundo?

Balón Oro, Luka Modric, Nominados, 2018, Los Pleyers

Luka Modric, Kylian Mbappe y Ada Hegerberg (Imagen: Getty)

Fue hasta 1995 cuando cambiaron las reglas el Balón de Oro para permitir que los futbolistas no europeos fueran escogidos siempre y cuando pertenecieran a un club de dicho continente. En 2007, se modificaron nuevamente para que los futbolistas de cualquier nacionalidad y de cualquier club de todo el mundo pudieran ser elegibles para el premio.

Fusión con FIFA World Player

En 2010, la FIFA y el grupo editorial Amaury, propietario de France Football, llegaron a un acuerdo para que el FIFA World Player y el Balón de Oro se fusionaron, dando origen al FIFA Ballon D’Or. El ganador se elegía gracias al voto de directores técnicos, capitanes y periodistas.

Fue a partir de la fusión con la FIFA que las suspicacias con respecto a la legitimidad y seriedad del premio aumentaron. Esto ocurrió en 2010 y duró hasta 2015. Los criterios de la elección eran poco claros y generaron muchas dudas entre los aficionados. Leo Messi, contra todo pronóstico, se lo llevó en 2010. Dejaron a Wesley Sneijder fuera del podio a pesar de haber ganado el triplete con el Inter y llegado a la final de la Copa del Mundo de Sudáfrica con Holanda. Xavi también tenía un buen caso para poder haber sido el ganador. Pero privilegiaron los números del argentino por sobre el impacto de los otros jugadores en sus respectivos equipos y selecciones nacionales.

Algo parecido con Cristiano Ronaldo en 2013. La FIFA decidió extender el periodo de votaciones por primera vez en la historia, lo que generó mucha suspicacia. Todo parecía apuntar que Franck Ribéry sería el ganador por el gran año que había tenido con el Bayern Munich, pero se vio relegado al tercer lugar, detrás de Cristiano y Messi.

Si bien se logró que sólo hubiera un ganador, el consenso tampoco se logró, de modo que ahora la polémica se genera sin esfuerzo. Porque en cada voto impera un criterio diferente: ya sean los títulos, ya sean la estadística individual, ya sea la preferencia de un estilo.

Disparidad de Criterios

Y es que no terminan de ponerse de acuerdo en que es lo que realmente importa a la hora de elegir a un jugador. ¿Números? Entonces la exclusión de Leo Messi del podio no tiene sentido, porque los números del argentino en la temporada anterior fueron extraordinarios y los Cristiano Ronaldo son igual de contundentes. ¿Títulos? Griezmann ganó el título de la Europa League y la Copa del Mundo y Raphael Varane hizo lo propio con Mundial y Champions League. ¿Impacto en el juego? Claro, Modric fue importante para que el Real Madrid ganara su tercera Champions consecutiva y fundamental para que Croacia llegara hasta donde llego en Rusia 2018.

Balón Oro, Luka Modric, Nominados, 2018, Los Pleyers

Modric con el Balón de Oro 2018 (Imagen: Getty)

Pero, ¿por qué no imperó ese criterio cuando fue el turno de Sneijder, Xavi, Ribery o Neuer? ¿Qué determina la prioridad de un factor sobre otro? Simple, la subjetividad inherente de un voto. No por nada Messi y Ronaldo evitan votar el uno por el otro. No se vota porque el que creen que es mejor, votan por el que quieren que gane.

Filtran nombre del próximo ganador del Balón de Oro

Sin contar que el factor sorpresa para conocer al ganador ya no existe. Después de todo, tanto el Balón de Oro como The Best son reconocimientos individuales en un deporte que se basa en un colectivo, lo que de por sí genera un elemento contradictorio. ¿Acaso alguno de los grandes de este deporte ha ganado solo? Siempre se requiere de la intervención acertada de un portero, la barrida de un defensa, la visión de un mediocampista, el centro de un extremo y la puntería del delantero.

Es por lo anterior que este premio está sobrevalorado. Es válido reconocer a un jugador por haber tenido un buen año, pero ganar el Balón de Oro no significa que por eso sea el mejor futbolista del planeta. ¿Alguien cree que Modric es mejor y más determinante que Messi o Cristiano Ronaldo? Eso sí, celebremos que se reconoció a un jugador que ejemplifica el sacrificio en pos del equipo y que su trabajo, a veces silencioso, es fundamental su buen funcionamiento.