Ballet, demandas y una silueta que cambió la vida de Michael Jordan

Hace 30 años ocurrió un hecho que cambió no solo la historia del deporte, sino también la del negocio y la mercadotecnia. Obviamente el protagonista solo podía ser una persona:...

Hace 30 años ocurrió un hecho que cambió no solo la historia del deporte, sino también la del negocio y la mercadotecnia. Obviamente el protagonista solo podía ser una persona: Michael Jordan.

Durante el Slam Dunk Contest de 1988, Jordan llegaba a la final para defender su corona contra Dominique Wilkins, ambos protagonizaron el que para muchos es el mejor concurso de clavados de la historia.

Con marca casi perfecta, Michael Jordan estaba obligado a tener una calificación mínima de 49 para llevarse el triunfo. Tomó distancia hasta el otro extremo de la duela, recorrió más de 70 pies y justo al tocar la línea de tiro libre con su pie izquierdo emprendió el vuelo, parecía que estaba suspendido en el aire, con su mano derecha firmó una clavada histórica y una figura que pronto sería inmortal.

Para este momento, MJ ya era una figura importante en el mundo del deporte y hasta en las ventas. Novato del año en 1985, tres veces All-Star, seleccionado como mejor quintento por segunda ocasión y encaminándose a su primer MVP de temporada. Michael lucía en las duelas y sus zapatillas ya eran muy populares.

Nike logró en 1984 firmar un contrato con Jordan cuando era aun jugador colegial, todo a cambio de millones en su cuenta de banco, dos automóviles y ser el primer atleta en tener una marca y línea propia.

Entre la polémica de usar colores más allá del blanco (por lo que comenzó una disputa con la NBA y una lluvia de multas) y convertir sus zapatillas en un objeto de deseo al nivel de registrarse asaltos con mano armada, la marca utilizó un logotipo de un balón con alas y el nombre del jugador para las ediciones de Air Jordan I y II. 

Sin embargo todo cambió en 1988 con el concurso de clavadas. La escena en la cual MJ se suspende con la pelota en el área inspiró a que el diseñador Tinker Hatfield, el responsable de la línea Peter Moore y Nike rediseñaran la imagen del logotipo del jugador, aunque la característica silueta tiene un origen diferente.

Si bien su vuelo en la final del Slam Dunk Contest fue la inspiración, los encargados del nuevo diseño tuvieron que remontarse a una campaña publicitaria de años anteriores para tomar esta silueta.

***

LA POLÉMICA FOTO

Para su especial de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, la revista LIFE invitó a Michael Jordan a una sesión realizada por el fotógrafo Jacobus Rentmeester.

En una de las capturas se le pidió a Michael, quien portaba el uniforme de la selección de Estados Unidos, que brincara en su lugar con la pelota alzada en su mano izquierda y las piernas separadas, simulando un vuelo para clavar la pelota en la canasta.

Varios años después durante una entrevista y ya con la marca bien posicionada, el propio Michael reconoció que la inspiración del salto en la sesión de fotos fue un movimiento de ballet.

“Es como mi logo. Ni siquiera estaba haciendo una clavada. La gente piensa que yo estaba machacando, pero lo único que hice fue estar en el suelo, dar un salto y abrir mis piernas para que se tomara la fotografía. En realidad hice un movimiento de ballet. Y estaba sosteniendo la bola con la mano izquierda”, Michael Jordan a Hoop Magazine.

Esta fotografía se utilizó para bocetar el nuevo logotipo de la marca en 1988, aunque para afinar la silueta se replicó el salto para una sesión fotográfica que serviría para los poster de la campaña de lanzamiento de los Air Jordan III teniendo como fondo la ciudad de Chicago.

Con los años, esta icónica imagen se conoció como Jumpman, misma que se convirtió en todo un fenómeno y firma para toda la millonaria línea de Michael con Nike.

En 2015, el fotógrafo Rentmeester demandó a la marca de ropa deportiva por uso indebido de la imagen, pues se replicó su fotografía original para la elaboración del logotipo. Sin embargo meses después la demanda fue desechada por un juez en los Estados Unidos. 

Han pasado 30 años de la mítica clavada de Michael Jordan que provocó el cambio en su línea comercial, mostrando a un hombre volando por los aires en busca de su objetivo, aunque en realidad siempre será estática y con un fondo de ballet.

Publicidad