Se dice que ir a los estadios es una de las mejores prácticas para hacer en familia. Sin embargo, en varias partes del mundo esto resulta muy complicado, por la violencia que puede haber, y México no es la excepción.

La Jornada 3 del futbol mexicano inició con el Puebla contra Veracruz, pero la nota lamentable se dio en las inmediaciones del estadio, después de que se diera a conocer que un autobús que transportaba a aficionados de los Tiburones fuera atacado a pedradas, según dio a conocer la cuenta de Twitter ‘Espacio Tiburón’.

De acuerdo a la descripción, familias enteras, incluidos niños, iban abordo del vehículo, por lo que se puso en peligro su integridad física.

Dicha información fue corroborada por medios presentes en el partido, quienes confirmaron que, a su llegada al estadio Cuauhtémoc, el autobús tenía cristales rotos y de él descendieron familias que iban a apoyar a los Tiburones.

Para mala suerte de la porra veracruzana, las malas noticias no acabaron ahí, pues su equipo fue derrotado 2-0 por el Puebla, agudizando aún más su problema en la tabla porcentual.