Atleta japonés colocó anabólicos en bebida de su compañero para sabotearlo

Nunca nos cansaremos de repetir la trillada frase: la realidad siempre supera la ficción. Y es que cuando alguien quiere conseguir algo no le importa por encima de quien tenga...

Nunca nos cansaremos de repetir la trillada frase: la realidad siempre supera la ficción. Y es que cuando alguien quiere conseguir algo no le importa por encima de quien tenga que pasar, lo hará de todas formas. Hemos perdido una o más rayitas de humanidad.

Así sucedió con Yasuhiro Suzuki, un piragüista japonés que temió por su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, colocó anabólicos en la bebida de su compañero Seiji Komatsu para que diera positivo en una competición estatal que se celebró en septiembre de 2017.

“Quería estar en el K4 de los Juegos Olímpicos de Tokio, pero estaba en quinto lugar, con un piragüista más joven que yo por delante”, dijo Yasuhiro tras confesar su acto.

La Agencia de Antidopaje de Japón suspendió a Yasuhiro por 8 años, pero la Federación de Piragüismo apelará para que esa sanción sea de por vida, debido a que ya había sido castigado por robar material de trabajo a sus compañeros para, de igual manera, sabotearlos.

Después de la confesión de Suzuki, la sanción de Komatsu se anuló y el sí podrá participar en la próxima justa olímpica.