Ya han pasado 10 años desde que el Atlante decidió mudarse a Cancún, el cambio parecía prometedor, incluso se proclamaron campeones en su primer torneo, pero después llegaron puros fracasos. En el 2014, llegó el descenso y desde entonces han vivido en la sombra, pues no tiene afición y sufren para solventar los gastos. Este lunes Horacio de la Vega, director del Instituto del Deporte de la Ciudad de México ha dado una esperanza.

El funcionario explicó que existe la posibilidad de regresar al Atlante, pero no es un hecho, “sí hubo acercamientos y sí está esa opción. Yo no me meto en temas de la Liga como tal y los equipos que tienen que aprobar y firmar una autorización para poder regresar al equipo”. Aunque existen los acercamientos no hay nada en concreto, pues se necesita de una fuerte inversión.

La verdad es que  regresar es una alternativa para el equipo azulgrana es regresar a la CDMX, pues en el último torneo fue el tercer equipo con la peor asistencia en el Ascenso MX, solo por detrás de Murciélagos y Loros de Colima (descendidos). En Cancún no tienen arraigo, las personas no van al estadio a menos de que sea un partido atractivo de Copa MX.

Ahora, es cierto que muchos aficionados quieren que regrese, pero ¿regresar es la solución? ¿Dónde jugaría? De entrada se tendría que construir o remodelar algún estadio y el cambio ¿llevaría a más aficionados a ver el equipo? O sería devorado por los equipos de Primera División. ¿Cuantos aficionados del Atlante quedan? La pregunta más importante sería, ¿es un negocio redituable?

Son muchas incógnitas, pero de entrada el Atlante necesita una reestructuración, un plan de renovación. El cambio debe ser estudiado para que sea un éxito y no solo una decisión por impulso.