Lograr el ascenso a una división superior siempre es importante para cualquier equipo de cualquier país. Pertenecer a un “élite” de conjuntos representa mayor cantidad de dinero y exposición, por lo que los festejos de los clubes deben ser a la altura de esta hazaña… aunque hay algunos que se les pasa la mano.

Algo así le pasó al Club Espotiu Llança, quienes consiguieron el ascenso a la Segunda División Regional de Cataluña. Tras festejar con sus aficionados continuaron con su celebración en los vestidores y recibieron una sorpresa: unas strippers.

Mujeres invitadas a la fiesta de la Selección Mexicana hablan de lo ocurrido

El espectáculo fue grabado y publicado en las redes sociales. Tanto jugadores como equipo fueron duramente criticados por su acción sexista y machista, por lo que el club de manera inmediata tuvo que publicar un comunicado por lo sucedido en los vestidores.

“Desde el CE Llança querríamos pedir disculpas si en algún momento alguien se sintió ofendido por los hechos que ocurrieron en los vestuarios una vez finalizado el partido del primer equipo. En ningún momento se hizo con ánimo de ofender a alguien, sino con motivo de celebración por el ascenso a Segunda Catalana”.

Tras las acusaciones se hizo responsable del hecho al secretario del club, Francesc Romero, quien fue el que contrató a las bailarinas para festejar el campeonato.

“Me encargué que no hubiera ningún menor. Incluso estaban algunas de las madres de los jugadores. El ambiente fue muy festivo y nadie se sobrepasó”, declaró Romero afirmando que nadie de la directiva del club tenía conocimiento de esto.

Stripper invade cancha desnuda para distraer a equipo rival [Video]

Algunas instituciones catalanas levantaron la voz por lo sucedido como el Institut Catala de les Dones (ICD) y el mismo ayuntamiento, quienes condenaron que un “club deportivo recurra al uso del cuerpo de las mujeres para celebrar su ascenso”, además de que se presentará una quja formal ante la Federación Española.

Romero también enfrenta problemas con la ley catalana, ya que este “espectáculo” se llevó a cabo en un inmueble propiedad del municipio. El alcalde, Pere Vila, anunció que se llevará a cabo una junta con los portavoces de los grupos municipales que están molestos y elementos del club para poder emitir una declaración formal.