¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El Club Soccer no ha encontrando a otro delantero como Henry Martín

Henry Martín dejó la escuela y el futbol amateur por ser futbolista profesional. Hoy juega en el América.

Cuando Henry Martín se enteró que había sido traspasado a los Xolos de Tijuana de la Primera División, se alegró, pero había una preocupación, tenía que buscar una nueva escuela en la ciudad donde viviría. Sabía que a su padre no le iba a gustar que dejara de estudiar. A la siguiente mañana se despertó y acudió a la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), habló con el coordinador de Ingeniería Civil para poder hacer un cambio a Tijuana y revalidar materias. No se pudo, así que se dio de baja temporal.

El menor de la familia Martín Mex alcanzó el quinto semestre, hasta que ya no pudo con la presión de futbol y la escuela, entonces se declinó por el balompié, esto a pesar del descontento de su padre.

Esto sucedió el 7 de junio de 2014, pero año y medio antes las cosas eran distintas. Henry cursaba los primeros semestres de su carrera universitaria, mantenía un promedio mayor a 8 y solo jugada futbol en el equipo familiar. Los domingos al medio día acudía junto con su hermano Freddy a la cancha de la Reforma Agraria para jugar con el Club Soccer de la Primera Fuerza Estatal de Mérida en su natal Yucatán.

El equipo es propiedad de su padre Daniel Martín, en la delantera tenía el privilegio de tener a sus hijos Feddy y Henry. “Con Henry jugábamos en la Liga Primera Fuerza, fue campeón de goleo si no me equivoco cuatro veces seguidas jugando conmigo de delantero. Nosotros dos éramos los delanteros del equipo de mi papá”, narra su hermano para Publimetro.

Daniel Rosello, un visor de Venados de Mérida de la Liga de Ascenso MX, fue quien descubrió a Henry. Cuenta que el cazatalentos lo invitó en varias ocasiones a hacer visorias, pero el joven nunca le contestaba las llamadas ni los mensajes. Hasta que un domingo, Rosello decidió irlo a buscar a la cancha donde jugaba con el Club Soccer. Esperó a que terminara el juego y entonces lo encaró. Henry no contestaba, se sentía incomodo. De pronto apareció su padre y manifestó que no estaba de acuerdo con que realizara las pruebas, la prioridad para su hijo era la escuela.

El joven decidió ir a las visorias a escondidas de su padre, “Yo sí tenía esas ganas y pensaba; ’total, ¿qué puede pasar si le intento?’. Pero sentía que no tenía el nivel para jugar en el Ascenso, me enfrentaba todos los jueves al Mérida y no podía ni tocar la pelota, me la quitaban muy rápido y le di las gracias a Daniel Rosello”. Declaró a Juego TV.

Su padre se enteró y le apoyó, Venados de Mérida volvió a invitar a Henry al equipo, en esta ocasión se quedó en el primer equipo. El entrenador del equipo, Ricardo Valiño le vio condiciones y lo debutó en la jornada 2 contra el Atlante, el futbolista respondió con goles. Un torneo después, su hermano Freddy se incorporó al club y la historia del futbol llanero se repitió. Los hermanos llegaron a ser los delanteros titulares de Venados en el Ascenso.

Tras un año en el Ascenso MX, la directiva del club se comunicó con él, el mensaje fue: “hazte a la idea de cambiar de club y de ciudad, hay una posibilidad”. El fichaje se concretó en junio de 2014. La transferencia fue histórica para los Venados, vendieron a un jugador de 21 años y con ello sanearon las finanzas.

Un año después de haber llegado a la Liga Bancomer MX, Henry fue convocado a la Selección Mexicana por Ricardo Ferretti. “Llega el domingo a las ocho de la mañana a Mérida y a las diez, suena su teléfono, contesta, se para, su expresión cambia y de repente cuelga y nos dice: ‘les tengo una buena y una mala noticia’; entonces nos dijo que debía irse, pero a cambio, en la buena, nos dijo que había sido llamado para jugar en el Tri. Obviamente mi esposa se puso a llorar y yo me quedé sorprendido”, detalla su padre al Excelsior.

Ahora, tiene 26 años, juega en el América, fue campeón de Liga y se pelea el puesto de delantero con jugadores de talla internacional como Roger Martínez, Nicolás Castillo y Oribe Peralta. Es considerado por Gerardo “Tata” Martino para la Selección Mexicana.

Mientras la carrera de Henry sube en el futbol profesional, en el tema amateur las cosas son distintas. El Club Soccer de su padre no ha encontrado otro delantero matón, está en lugar 14 de la tabla general, el problema es que si en este torneo las cosas no le van bien, para el próximo torneo el equipo deberá luchar por no descender.