La noche del 7 de febrero de 2018 fue un antes y después en la carrera como futbolista de Eduardo Aguirre, el delantero que aún no debuta en la Primera División y que estaba relegado en la banca del Tampico Madero, hasta que aquella noche en el Estadio Jalisco. La Jaiba Brava visitó al Atlas en la Copa Corona MX, hasta ese momento Aguirre solo tenía regularidad en el torneo copero, mientras en la liga apenas sumaba algunos minutos.

Con poco más cinco mil espectadores en las gradas inició en el encuentro, los del Tampico no tenían el balón y eran dominados por los locales. De hecho los Zorros abrieron el marcador con penal ejecutado por MIlton Caraglio, minutos después vino una genialidad. Un jugador vestido de azul tomó un balón en el mediocampo, giró y disparó desde varios metros alejado del área grande. El balón superó al portero y terminó dentro de la portería, significó el empate. Todos quedaron impresionados de la ejecución de jugador de 19 años y que apenas alcanza 1.70 de altura.

Lee Más: Otro joven americanista interesa a clubes de Francia y Portugal.

Para la segunda parte todo fue para Aguirre, su gol le dio confianza y era capaz de ejecutar jugadas de peligro. El joven con el número nueve en la espalda era el más peligroso para el Tampico Madero. Esa noche la terminó con un gol más, ahora solo tuvo que empujar el balón después de un pase por la banda derecha. Ese partido le dio seguridad y le abrió oportunidades para jugar en la liga.

Para el siguiente partido de la Liga de Ascenso MX salió de titular para hacer pareja en la delantera de su equipo con el Chuletitia Orozco. Todo cambió, terminó el torneo de Clausura 2018 siendo el goleador del Tampico Madero con seis goles, tres en copa y tres en liga.

 

Sus ídolos son Jared Borgetti y Oribe Peralta, ambos figuras de Santos, equipo que lo ha formado desde los 14 años, su gran nivel lo llevó a ser partes de selecciones menores, pero sin ser el gran protagonista.

Sin debutar con Santos en la Liga MX, Aguirre fue enviado a la Jaiba Brava, equipo de la Liga de Ascenso y propiedad de Grupo Orlegui. Ahí se encontró con Daniel “Hachita” Ludueña, otro símbolo de los laguneros y de quien aprendió mucho. Cuentan que Ludueña le llamaba la atención a Aguirre en los entrenamientos, gracias a ello mejoró sus movimientos y no se diga su golpeo de balón.

Shrek, como le apodan sus compañeros reportó como goleador de su equipo a la Selección Mexicana que participa en el Torneo Esperanza de Toulon. Si bien su estatura no le ayuda, Aguirre complementa su juego con velocidad, toque de balón, movimientos y corpulencia. Eso le ha ayudado para ser un delantero letal. Después de cuatro partido en el torneo que se desarrolla en Francia ha ayudado con siete goles, los cuales ponen a México en la final.

Lee Más: De no jugar con el Tampico a figura en el Chicago Fire.

En la Semifinal contra Turquía, Eduardo “Shrek” Aguirre anotó en tres ocasiones. El primero definiendo por arriba del arquero, el segundo empujando el balón tras un pase diagonal y el tercero por la vía de penal. Seguro será el goleador del torneo que le ayudará para estar en la bitácora de varios visores de equipos europeos. Para nadie es una sorpresa que este joven de 19 años logre ser uno de los mejores sin siquiera haber jugador en la Primera División, eso sí, la Liga de Ascenso MX lo ha fortalecido para dar el gran salto, ya se a Europa o la Liga MX.

Después de aquella noche en el Estadio Jalisco, Eduardo Aguirre no fue el mismo, aquel gol de mediacancha le dio seguridad, pero sobretodo lo catapultó para tener el mejor torneo con la Jaiba Brava.

En el Ascenso también se forman a las promesas del futbol mexicano, el último caso de éxito es el actual goleador del Torneo Esperanzas de Toulon y futuro campeón. Además, su gran gol ante el Atlas servirá a su promotor para enseñar sus cualidades al equipo que lo quiera contratar, currículum ya tienen.