Estamos a poco menos de tres meses para que culmine el torneo de Clausura 2019 del futbol mexicano, algunos equipos se comienzan a replantear su situación y su futuro, pues todo es un negocio y lo que requieren son ganancias. Hasta el momento hay una franquicia en Primera División que piensa en cambiar de sede. Mientras en el Ascenso MX hay tres equipos que piensan en nuevas tierras.

Dueño del Veracruz busca nueva sede para la franquicia

El Club Veracruz está destinado a terminar en el último lugar de la tabla porcentual, esto después de que tres años seguidos se salvaron de no descender. Ahora, tienen la posibilidad de pagar 120 millones pesos de multa y permanecer en la Primera División. Fidel Kuri, dueño del equipo plantea cambiar de aires, pues en el Puerto Jarocho el gobierno le ha quitado los apoyos. De alguna manera el mandamás de los Tiburones buscará recuperar su inversión y por ello quiere cambiar de sede.

Hay dos estados que le atraen a Kuri, Morelos y Mérida, el primero con un poco menos de posibilidades a pesar de que cuentan con estadio certificado. La ciudad de Mérida, Yucatán, seduce. En diciembre pasado, el Instituto del Deporte de Yucatán anunció mejoras al Estadio Carlos Iturralde, las cuales ayudarían para que el inmueble cumpla con la certificación.

Desde luego que los Venados de Mérida tendrían que buscar una salida, pues un equipo de Primera División los opacaría. Por si las dudas, deben pensar en un plan B.

***

Mientras tanto en el Ascenso MX se preparan varios cambios, el más sonado es el de Cafetaleros de Tapachula, equipo que el año pasado fue campeón, pero no pudo participar en la Liga MX porque no contaba con la dichosa certificación. La Familia Orantes, dueña de la franquicia plantea abandonar la ciudad y llegar a Tuxtla Gutiérrez, donde podría ocupar el Estadio Víctor Manuel Reyna, que cumple con las especificaciones.

La afición en Tapachula ha dejado de apoyar, las entradas no son las mismas y el apoyo que recibían por parte del exgobernador, Manuel Velasco, se ha terminado.

Entrenador del Ascenso MX estará en entrenamientos del Atlético de Madrid

Potros UAEM es una franquicia que ha poco a poco ha perdido identidad y resulta un dolor de cabeza para la Universidad Autónoma del Estado de México, pues tiene que tomar de su presupuesto para mantener un equipo de futbol que poco le deja a la institución. El año pasado se replantearon vender el equipo y por lo visto hay varios interesados. Así que no les extrañe que sea su último torneo en la liga de plata.

Todos los equipos persiguen el dinero y que su equipo sea redituable en un lugar con afición. Los equipos que quieran cambiar de sede deben presentar el papeleo tres meses antes de que comience el siguiente torneo. Así que abril es el mes para que comiencen las gestiones ante la Liga MX.