Cafetaleros de Tapachula y un sabor agridulce por el título de Ascenso

Cobijados por su afición en Oaxaca, Cafetaleros de Tapachula se coronaron por el Ascenso, sin embargo no podrán jugar en Primera División.

Para llegar a Oaxaca desde Tapachula se recorren alrededor de 681 kilómetros, los mismos que los aficionados a Cafetaleros recorrieron en 14 horas para apoyar a su equipo en la final de vuelta de la Liga de Ascenso MX. La cual se realizó en el Estadio Tecnológico de Oaxaca.

Alrededor de 16 autobuses se estacionaron a un costado del estadio y uno a uno fueron descendiendo los 800 espectadores que apoyaron a su equipo.

A las afueras del estadio los aficionados aún creían en Oaxaca, sin derecho a ascenso y con un marcador adverso de 5-1, los Alebrijes aún tenía esperanza.

Sin estadio lleno, así se jugó una de las finales con equipos que por reglamento no pueden pertenecer a la Primera División, por un lado Alebrijes de Oaxaca y en frente Cafetaleros de Tapachula.

Tras el acto protocolario ambas escuadras brincaron al terreno de juego. Los oaxaqueños comenzaron con un estilo ofensivo, necesitaban cuatro goles para poder empatar el marcador global. Tras varias llegadas, el goleador Guillermo Madrigal logró conectar un remate que se impactó en el poste y después pegó en la mano del defensa, ponlo cual el árbitro concedió un penal.

Guillermo Madrigal tomó el balón y desde los once pasos definió el primero para dar ilusión de una posible remontada que festejaba todo el estadio.

Los Alebrijes de Oaxaca siguieron insistiendo, Justo cuando Tapachula tenía el control del partido vino una desatención de la defensa y Alebrijes hizo que su estadio explotara. Un centro por la banda izquierda que fue peinado por el goleador Madrigal, el balón se fue al fondo de la portería y comenzó la locura.

El primer tiempo culminó con 2-0 para Alebrijes de Oaxaca. Para la parte complementaria Tapachula replanteó y se cerró en la defensa. El portero Gaspar Servio fue fundamental para que no cayeran más goles, en par de ocasiones fue clave con excelentes actuaciones.

Cuando Oaxaca estaba volcado al frente, Tapachula aprovechó un contragolpe para acabar con el partido. José Ayovi metió disparo cruzado y todo se terminó.

El árbitro dio el portazo final, el partido quedó 2-1 para Oaxaca, pero el marcador global fue de 3-6 para Cafetaleros, quienes se proclamaron campeones de la Liga de Ascenso Bancomer MX.

Recordar que Tapachula no tiene derecho al ascenso, pues el equipo carece de certificación. Por ahora el premio es de 120 millones de pesos, pero buscarán estar en la Primera División.

Ahora los aficionados que apoyaron tendrán que viajar 14 horas de regreso para festejar desde Tapachula.

Publicidad