Bruno Marioni queda mal con Pumas por no pagar salarios

Los Venados de Mérida adeudan salarios a futbolistas que Pumas les prestó, todo se dio en un acuerdo logrado por Bruno Marioni.
(Imagen: Milenio)

Bruno Marioni es uno de los pocos ídolos actuales que tienen los Pumas de la Universidad, y del cual se recuerda con mucho cariño debido a todo lo que logró con la institución. Hace no mucho consiguió su primera oportunidad como director técnico profesional en la liga de Ascenso MX. Ya como estratega de los Venados de Mérida, consiguió una alianza deportiva con los universitarios, pero todo acabó mal cuando quedaron a deber dinero.

El Barullo comenzó su aventura como entrenador de los astados, para el Apertura 2017 consiguió que los yucatecos y los Pumas firmaran un convenio de colaboración, con el objetivo de que la UNAM prestara futbolistas a los Venados y tuviera un plantel competitivo.

Lee Más: Marioni se abre paso como entrenador sin promotores.

Con esto los universitarios prestaron a: Omar Islas, Andrés Iniestra, Antonio Medina, David Martínez y Franco Faría. Tras un primer torneo a Medina lo mandaron a préstamo a los Pioneros de Cancún de la Segunda División. Los problemas económicos de los Venados son evidentes y la falta de pagos comenzaron. El torneo finalizó, por ahora el equipo yucateco les debe dos meses y medio de salario a futbolistas que ya ni siquiera están en el plantel.

Los jugadores no se han quedado con los brazos cruzados, por lo cual pidieron el apoyo de la directiva de Pumas y ahora quién están dejando en mal es a Bruno Marioni, quien fue fundamental para que los universitarios les cedieran futbolistas. Todo porque la directiva de los Venados no se ha acercado con los futbolistas para solucionar los adeudos.  

A pesar de lo sucedido, el equipo de la UNAM le volvió a prestar jugadores a los Venados. En el pasado régimen de transferencias llegaron a un acuerdo para tener a Bernabé Magaña, Franco Faría, Juan José Miguel y José Robles. Hay que recordar que por los adeudos los yucatecos no debieron haber participado en el draft, pero los jugadores no han metido su caso para una resolución con la liga.

De esta forma el equipo deja en mal al entrenador, quien a su vez se queda mal parado ante los Pumas.

Publicidad