Han sido días de hermetismo al interior de los Alebrijes de Oaxaca, pues no se ha mencionado nada, las redes sociales están muertas y tienen serios problemas. Hay que recordar que los antiguos dueños, la Familia San Román se retiraron de la plaza, por lo que han llegado nuevos empresarios, pero tienen un tema con el nombre, ya que no pueden utilizarlo.

Te recomendamos: Luis Gabriel Rey regresa a México con los Dorados.

En la pasada Asamblea de dueños de la Liga de Ascenso MX, se informó que la familia San Román decidió congelar su franquicia que operaba en Oaxaca bajo el nombre de Alebrijes. Al mismo tiempo, se anunció que Víctor Sánchez, empresario farmacéutico activó su equipo y jugará en la Verde Antequera bajo el mote de Alebrijes de Oaxaca. Es decir, hay un nuevo dueño que se encargará de la plaza.

Del reclusorio a la Liga de Ascenso MX

La negociación se dio de la siguiente forma, Javier y Santiago San Román acordaron mudar: nombre, logo e instalaciones que utilizaban. Para ocupar el Estadio Tecnológico tuvieron que negociar con el Gobierno del Estado, el problema surge con el nombre. El mote “Alebrijes de Oaxaca”, ya que no era propiedad del antiguo dueño, pero tenían un acuerdo para poder utilizarlo.

El señor Julio César Santaella González es quien tiene registrado el nombre, pues 2006, tuvo un equipo en la Segunda División que operaba en la Ciudad de Oaxaca. El tema es que cuando la Familia San Román se retira de la sede el acuerdo que tenían desaparece. La nueva franquicia olvidó solicitar el permiso o negociar el uso del nombre.

Fuentes cercanas a Los Pleyers, confirmaron que Santaella González procederá legalmente por el uso indebido del nombre en contra de Disur, quien es el Grupo Empresarial que respalda a Víctor Sánchez en la Liga de Ascenso MX.

Otro tema que tiene pendiente el nuevo dueño son la redes sociales, pues ocuparán las mismas que el anterior equipo, pero aún no han podido hacer uso de ellas. De hecho no han podido cerrar a varios jugadores que ya entrenan con ellos, los contratos aún no llegan, continúan con las negociaciones. Esperan que el Gobierno del Estado les comunique si van a aportar con los gastos de operación.