¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Alebrijes, el equipo que surgió como control político en Oaxaca

La historia de Alebrijes de Oaxaca un equipo de futbol que ha costado millones de pesos.
Jair Toledo
Alebrijes de Oaxaca y su relación con el Gobierno (Foto: Los Pleyers)

El 2010 fue un año que prometió cambios para Oaxaca, al menos eso esperaban los ciudadanos que con su voto le dieron la gubernatura a Gabino Cué Monteagudo, quien ganó por la coalición Unidos por la Paz y el Progreso conformada por los partidos PAN, PRD, Convergencia y PT. Lo importante de las elecciones fue que logró derrotar al PRI.

Te recomendamos: ¿A qué hora juega Alebrijes y Zacatepec la final de Ascenso MX?

Tras la victoria, Gabino mandó cartas a toda la población donde agradeció la confianza. Como candidato había conseguido pactar con los principales grupos del estado de Oaxaca. Por un lado se comprometió a ceder ante las peticiones de la Sección XXII para evitar la reforma educativa, también se alió con los Grupos Triquis para terminar con los conflictos en la región.

La alianza funcionó, su voto duro, el hartazgo social y las alianzas le dieron la victoria por mayoría de votos. El problema es que no pudo cumplir todo lo prometido. Después de dos años de gobierno, la sociedad lo tachaba como traidor y el gabinete necesitaba una estrategia para limpiar la imagen. 

A alguien se le ocurrió la idea de tener un equipo de futbol. En diciembre de 2012, encontraron a la Familia San Román, que buscaba una sede para operar la franquicia de la Liga de Ascenso que tenían guardada y habían ganado seis meses atrás en la Segunda División: Tecamachalco 2000

El palacio de gobierno de Oaxaca fue la sede del anuncio y la presentación del nuevo equipo que jugaría en la entidad. Así nació Alebrijes de Oaxaca. En el evento estuvieron el gobernador Gabino Cué, Eduardo Vargas Varela (secretario de administración), Decio de María (presidente de la Federación Mexicana de Futbol) y Fernando San Román (dueño del equipo). Ese mismo día se presentó un proyecto para impulsar el futbol en Oaxaca, donde se especificó que Grupo Tecamachalco 2000 se comprometía a poner un centro de formación. Mientras que el gobierno de Oaxaca construiría un nuevo estadio.

Gobierno de Oaxaca anuncia llegada de equipo de futbol (Foto: Ascenso MX)

El pacto se firmó y se puso en marcha. Mientras esto sucedía en el palacio de gobierno, afuera, en el Zócalo se mantenía una protesta por promesas incumplidas.

Nadie dijo que no al equipo de futbol, al contrario fue todo un éxito. El presidente del equipo, Javier San Román, brindó una entrevista para El Economista donde aseguró que tuvieron problemas para costear remodelaciones, pero fueron respaldados por el gobierno del estado. En tan solo cinco partidos como local, tenían un promedio de asistencia de 7,500 espectadores por juego.

“Al no tener divisiones en el estadio, tuvimos que hacer una zona general con un precio de 100 pesos, indicó el presidente. Por lo tanto, el equipo ha obtenido por concepto de taquilla tres millones 750 mil pesos”, se lee en el artículo.

La estrategia funcionó. Ningún manifestante se atrevió a bloquear los partidos de Alebrijes de Oaxaca. Hubo marchas, bloqueos o manifestaciones, pero esto nunca afectó, el equipo mantuvo una entrada regular de aficionados. 

Incluso personas preferían dejar de apoyar (aunque sea por dos horas) su lucha para ir a apoyar al equipo oaxaqueño. 

Para poder construir el Estadio Tecnológico de Oaxaca, el gobierno tuvo que desviar recursos del Fondo Federal Antipobreza, FONREGIÓN (200 mdp) y el resto de su presupuesto estatal. En total, su costo se elevó a 335 millones de pesos. No fue lo único, el gobierno cedió a Grupo Tecamachalco la concesión del nuevo estadio por 20 años, la cual comenzó el 11 julio de 2016 y vence el 11 de julio del 2036. 

El sexenio de Gabino Cué Monteagudo concluyó en 2016. Tras su salida se vinculó a su secretario Alberto Vargas Varela con los Alebrijes de Oaxaca, pues a través de su empresa RH Corporativo, controló la nómina de los jugadores que participaron en Necaxa y Tecamachalco. Vargas Varela es acusado de desviar recursos para la construcción del metrobús que nunca se puso en marcha en la entidad.

Grupo Tecamachalco se retiró de Oaxaca a mediados del 2019 y dejó la plaza para que ahora la empresa Disur pusiera a andar su franquicia bajo el mismo nombre: Alebrijes de Oaxaca. El grupo empresarial es respaldado por el gobernador de la entidad, Alejandro Murat, quien ha manifestado en muchas ocasiones su apoyo para que la franquicia participe en la Primera División. 

Por la final que se juega este viernes, el equipo de futbol se embolsará alrededor de 2 millones de pesos por concepto de taquilla. Así se ha vivido el balompié en Oaxaca, un estado con múltiples problemas sociales donde los Alebrijes han costado millones de pesos.

Te recomendamos: