¿Qué fue de Anna Kurnikova, la tenista rusa que encantó al mundo?

Anna Kournikova sorprendió al mundo tenístico con su irrupción.
Anna Kournikova fue una estrella del tenis a mediados de los años 90 (Foto: Getty)

En la historia del tenis pocas son las figuras que pueden encantar y maravillar al mundo en cuanto salen a la luz. Para poner en perspectiva, Roger Federer y Serena Williams tardaron en conquistar al público que hoy los coloca en lo más alto del deporte blanco. Sin embargo, en su momento, quien logró un impacto brutal fue Anna Kournikova, una tenista que en la actualidad poco se sabe de ella.

Te recomendamos: Tenista humilla a chico recogepelotas [Video]

Anna sorprendió al universo tenis a mediados de los años 90 y principios del nuevo milenio. Su carisma al momento de que pisaba la cancha le hacía conectar de inmediato con el público, mismo que en cuestión de tiempo la convirtió en una de las tenistas favoritas, aunque esa no era la única razón, pues Kournikova también se encargó de mostrar toda su valía con la raqueta en la mano.

Anna nació en Rusia, pero desde pequeña se trasladó a Estados Unidos, donde se desarrolló como tenista. Su talento le permitió tener su primera aparición en un Grand Slam en 1996, en el US Open, cuando tenía 15 años. En aquel torneo norteamericano llegó hasta la cuarta ronda, hasta ser eliminada por Steffi Graff. Sin embargo, ese fue el primer destello de lo que estaba por venir.

En 1997, la ascendente Kournikova dio una de as sorpresas más grandes en Wimbledon, pues se coló hasta las semifinales y fue ahí donde el entorno tenístico realmente la conoció por todo lo alto.

Los primeros años de Anna en el circuito fueron muy prometedores, pero su talento simplemente no pudo despegar, a tal punto que en 2003 dio por terminada su carrera debido a una lesión de espalda. Sí, con 22 años la tenista rusa abandonó el circuito para sorpresa de quien la vio nacer.

Por las expectativas generadas, Anna siempre ha sido reprochada con en el hecho de que pudo hacer mucho más en el deporte blanco, sobre todo en la rama individual, pues no ganó ni un solo título (aunque llegó hasta el octavo lugar del ranking).

Sin embargo, lo que pocos visualizan es que la rusa realmente se sintió más segura en dobles, ya que ahí sí fue capaz de ser la número uno del mundo (1999) y alzar varios trofeos, incluidos dos Abiertos de Australia (1999, 2002).

A la par de desarrollar su carrera tenística, Kournikova también se convirtió en un estrella mundial fuera de las canchas y fue un gran atractivo para las marcas o revistas, las cuales la siguen buscando en la actualidad para ser su figura principal y salir en portadas.

Dentro de todo el huracán que representó Anna en su irrupción deportiva y de mercadotecnia, se le sumó un campo más: la farándula, justo cuando comenzó una relación con Enrique Iglesias, cantante español, misma que mantiene hasta la actualidad y de la cual ya nacieron tres hijos, el último de ellos a principios del 2020.

Con 38 años, y aunque dejó el tenis hace más de una década y media, Anna mantiene su estatus de superestrella, apareciendo en portadas de las revistas más importantes y en partidos de exhibición.

En su Instagram tiene 1.5 millones de seguidores y muestra una parte de su vida social y privada, aunque muy a cuenta gotas. Pese a todo, mantiene ese encanto que maravilló al mundo a mediados de los años 90.

Te recomendamos: