Anna Botha, la bisabuela olímpica

Una de las historias más tiernas y emocionantes de los Juegos Olímpicos de Río 2016 se dio en la pista. Wade Van Niekerk detuvo el cronómetro en 43.03 y destrozó la...

Una de las historias más tiernas y emocionantes de los Juegos Olímpicos de Río 2016 se dio en la pista. Wade Van Niekerk detuvo el cronómetro en 43.03 y destrozó la marca impuesta en 1999, de los 400 metros planos. Pero lo mejor se vivió en las tribunas, con Anna Botha, bisabuela de Wayde.

¿Qué hizo en especial Botha? En realidad, nada. Sólo celebró. Su historia es la que está conmoviendo a todos. Anna, además de ser familiar, es la entrenadora de Van Niererk y del equipo de atletismo sudafricano, que hoy puede presumir haber llevado a su bisnieto a la cima olímpica.

Con sus 74 años, Anna Botha disfrutó el doble el triunfo y sus reacciones le han dado la vuelta al mundo, dejando una de las mejores postales de Río 2016

Publicidad