Este martes se dio el primer fracaso del América en la temporada 2019-2020, pues perdió la Semifinal de la Leagues Cup y de forma lamentable. Cuando parecía que las Águilas llegaban a una nueva final, llegó un autogol de último minuto que le dio vida a los Tigres y finalmente los felinos ganaron en la tanda de penales.

Te recomendamos: Aferrados a Nico, Ménez bloqueado y con lesionados América rechazó al mejor jugador de la liga.

El partido se jugó en el BBVA Compass Stadium, donde América y Tigres se enfrentaron en la Semifinal de la Leagues Cup, un torneo organizado por la Liga MX y la MLS, esto para estrechar esfuerzos y para poder suplir la Copa Libertadores. El tema es que las Águilas murieron por su propios errores, aquí mencionamos cada uno de ellos.

Miguel Herrera necesita una limpia: América suma una nueva baja

El primero fue el no poner de titular a Guillermo Ochoa, la contratación bomba del torneo fue convocado, pero estuvo en la banca. Aunque Óscar Jiménez no tuvo problemas, Ochoa pudo haber marcado diferencia en la tanda de penales, pero tuvo que observar el partido desde el banquillo con los jugadores suplentes.

Lo primero es que los errores puntuales y el exceso de confianza provocaron autogoles. El primero fue obra de Paul Aguilar, hombre que no estaba concentrado y en una diagonal empujó el balón a su portería. Si dejaba pasar el esférico, este se iba por la banda.

El último llegó en el ocaso del partido, el América ganaba 2-1 y se jugaba el tiempo agregado de la segunda parte, pero se dio un nuevo error. Se cobró un tiro de esquina a favor de Tigres, pero el defensa de las Águilas, Bruno Valdez peinó y techó a su guardameta para poner el 2-2.

En la tanda de penales de nueva cuenta el equipo dirigido por Miguel Herrera erró, Leonel López fue el encargado de ejecutar el tercer cobro, pero Nahuel Guzmán ,lo puso nervioso y terminó atajando el disparo del futbolista mexicano que llegó como refuerzo a Coapa.

De esta forma el América perdió un partido que tenía en la bolsa y se convierte en el primer fracaso, esto después de vender a Agustín Marchesín y a Mateus Uribe.