Esta es una semana fundamental para el América, pues se enfrenta en dos ocasiones a las Chivas en el Clásico Nacional y aunque todo debería estar bien, la verdad es que un integrante del plantel no la está pasando nada bien. Su nombre es Henry Martín, quien como todo un profesional sigue demostrando su potencial, pero está descontento porque la directiva no le ha cumplido con lo prometido.

Henry Martín no se siente valorado en el América

Resulta que desde el torneo anterior, a modo de premio por su buena actuación el América le prometió un aumento de salario. El problema es que la directiva se enfocó más en buscar un delantero y soltaron bastante billete por Nicolás Castillo, al final se olvidaron de lo prometido. Henry Martín solo ve las consideraciones que tienen con el chileno, mientras que a él no le cumplen.

A pesar de todo, el mexicano sigue siendo el mejor delantero de las Águilas, pero también el que menos gana. Es por ello que a manera de protesta Henry decidió no celebrar sus goles para presionar a la directiva de que cumpla. Inteligentemente, el yucateco ha evitado a la prensa para no hablar del tema y hacer un problema mayor.

El hombre que se encargaba de las negociaciones es Mauricio Culebro, pero este decidió renunciar e ir a la Selección Mexicana. Santiago Baños se quedó en su lugar, pero como no tiene experiencia en el puesto no ha sabido solucionar los problemas. Así que las altas esferas contratarán a alguien para que ayuden en este tema.

Mientras esto sucede, jugadores como Henry Martín muestra su descontento con la directiva metiendo goles, pero sin celebrar. El mexicano ha hecho muy bien las cosas que incluso ha llegado a la Selección Mexicana y le ganó la titularidad al colombiano Roger Martínez.

Miguel Herrera desinfló el globo mundialista de Henry Martín

Parece que en el América tratan distinto a los extranjeros que a los mexicanos, esperemos que pronto se resuelva este problema. De lo contrario no les extrañe que en el próximo régimen de transferencias, Henry Martín busque salir de la institución para recalar en un club que pueda cumplir con sus expectativas económicas.

Bueno, pues ya saben que sucede si el mexicano mete gol y no celebra.