América vs Cruz Azul, un día sin aficionados

América y Cruz Azul se enfrentaron en el Clásico Joven que se jugó sin aficionados por el coronavirus.
Estadio Azteca (Foto: Getty)

Tlalpan y Periférico despejado, la plazuela del Estadio Azteca está desolada, parece que no hay ningún evento, pero en la cancha del inmueble ya calientan los jugadores de América y Cruz Azul. El Clásico Joven es uno de los juegos que más convoca aficionados, pero por la medidas sanitarias contra el coronavirus, la Liga MX dictaminó cerrar las puertas de todos lo estadios a los seguidores.

Te recomendamos: ¿Cuándo se reanudará la Liga MX, Liga Femenil y Ascenso MX?

Para el partido de América vs Cruz Azul, el Estadio Azteca estaba preparado para recibir a 85 mil espectadores, lo que en dinero significa poco más de 50 millones de pesos para la caja registradora del las Águilas. Pero no sucedió, los billetes no entraron y ni la gente que hace filas por un gel antibacterial.

En la plazuela del Estadio Azteca hay varios aficionados que hicieron el viaje desde varias ciudades del norte del país, ellos ya habían pagado su viaje con tiempo de antelación y la determinación por el Covid-19 los tomó en pleno camino. No les quedó más que tomarse la foto en el Coloso de Santa Úrsula.

¿Cómo es un partido sin aficionados?

Desde luego que muy pocos comerciantes instalaron su puesto y una hora antes de que comenzara el juego retiraron todo, “vamos a ver el partido a casa” decían mientras se apuraban a recolectar todas las playeras.

Por primera vez en un partido del América no hubo vendedores ambulantes, aficionados tomando cerveza en los accesos ni tráfico por Tlalpan. En el Estadio Azteca solo estaban los jugadores, entrenadores, seguridad y los medios de comunicación. Todos recibimos la misma indicación: “favor de utilizar gel desinfectante”. Esta fue una de las determinaciones de la Liga MX y por ello había gel en cada acceso.

Estadio Azteca sin aficionados (Foto: Getty)

Los únicos atentos al partidos fuimos los reporteros, quienes nos encargamos de soltar los únicos suspiros en cada atajada de Guillermo Ochoa o en los errores a la ofensiva.

¿Cómo estuvo el partido? Aburrido o al menos esa fue la impresión desde las gradas, no hubo porras ni cánticos que ambientaran el partido. Tan solo hubieron gritos y temor por la propagación del virus conocido como Covid-19.

Te recomendamos:

Publicidad