¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Oribe Peralta, el verdadero protagonista del Clásico Nacional

Oribe Peralta fue jugador de América y Chivas y en este Clásico Nacional seguro dará de qué hablar por su pasado águila.
(Foto: Los Pleyers)

Nadie puede dudar de la calidad de Oribe Peralta. Es un jugador distinto, lo tiene todo, olfato goleador, sacrificio, movilidad y buen técnica para resolver jugadas solo o a través de asistencias.

Te lo recomendamos: Jonathan dos Santos y Carlos Vela, en la órbita del América

En una liga en la que todos quieren desequilibrar y quedarse con el crédito, el de la Comarca es de los pocos futbolistas en México que priorizan el juego en conjunto. Por su cabeza no pasa el sobresalir por encima de los demás, para él existe algo que se llama equipo. Esas virtudes lo llevaron de Santos al América y posteriormente a Chivas. Con el paso de los años su nivel le quitó importancia en la cancha, pero eso no será impedimento para ser quien robe los reflectores de este Clásico Nacional.

Oribe Peralta tiene un solo amor en el futbol: Santos. Su profesionalismo le dio una medalla de oro en Juegos Olímpicos de Londres 2012 y lo llevó a brillar con Las Águilas. Con ellos ganó cuatro títulos: dos de Liga MX y dos de Concachampions. Se volvió un referente y tenía pinta de ídolo hasta que el Rebaño le endulzó el oído y se lo llevó. Fue con ellos donde vino la debacle del Hermoso.

Un difícil decisión

Todos recordamos a ese delantero letal que se desmarcaba de una forma magnífica y que marcaba los goles que quisiera. Poco a poco sus números como romperredes fueron a la baja, pero el mapa de calor indicaba que era el que mas recorridos hacía. Nunca dejó de pelear ni dio un balón por perdido. Llegó a estar pegado a la banda, mientras otro ocupaba su lugar como artillero del equipo.

Luego vino una lesión que lo alejó de las canchas. América no pudo conseguir el bicampeonato y Oribe Peralta fue traspasado a Chivas, una difícil decisión por el momento que atravesaba la escuadra jalisciense.

El veterano mexicano alegó la poca seguridad que tiene la Ciudad de México para cerrar su llegada al Guadalajara. Ahí su lugar volvió a cambiar. El peso de su nombre hizo que Tomás Boy lo pusiera como titular, pero ante la falta de goles y de puntos, fue relegado a la banca.

Hoy, su lugar en el Clásico Nacional no está asegurado. Luce difícil que arranque como titular, pero aún así será el gran protagonista. La afición azulcrema no se cansará de abuchearlo en la primera oportunidad que tenga, mientras que los del Rebaño buscarán que pese en la cancha para quedarse con los tres puntos, y algo más.

Y por si te lo perdiste, Miguel Herrera sentenció a Ochoa: