No solo en México se tiene problemas por las conductas de la afición (dígase el grito de “¡Ehh, Puto!”), en Alemania viven una situación similar con algunos hinchas neonazis que se han hecho presentes en los juegos de la selección teutona, han gritado consignas y han encendido las alarmas en la federación de ese país.

En el duelo en que Alemania ganó 2-1 ante la República Checa en las Eliminatorias Mundialistas rumbo a Rusia 2018, un grupo de al rededor de 200 seguidores teutones corearon cánticos nazis durante el partido, donde también se agredió verbalmente al delantero Timo Werner del RB Leipzig.

Ante estos hechos, el presidente de la Federación Alemana de Futbol, Reinhard Grindel, pidió a las federaciones europeas un trabajo en equipo para erradicar a todos los grupos de aficionados ultras y violentos de cada país. “Necesitamos discutir el tema de la distribución de boletos juntos con las asociaciones europeas y encontrar la manera de garantizar un mayor control en todo Europa”.

Oliver Bierhoff, gerente comercial de la Selección Alemana, aclaró que estos aficionados no obtuvieron sus boletos por los canales oficiales de la federación.

Quien fue muy directo en contra de este tipo de aficionados neonazis fue el estratega del representativo alemán, Joachim Löw. “No los queremos, no somos su selección y ellos no son nuestros aficionados… Es muy importante que representemos dignamente a nuestro país y sus valores de tolerancia, respeto y apertura al mundo”.