Ahora sí los Lions a “dar gracias” en Ford Field de Detroit

2008: Terminó el partido en Lambeau Field. Aaron Rodgers consiguió apenas su sexta victoria en su primer temporada como titular. Sin embargo, la historia no está en la semilla de...

2008: Terminó el partido en Lambeau Field. Aaron Rodgers consiguió apenas su sexta victoria en su primer temporada como titular. Sin embargo, la historia no está en la semilla de un dos veces Jugador Más Valioso, sino en Detroit. Los Lions firmaron la única temporada sin victorias desde que se instaló el calendario de 16 semanas. Ahí comenzó el cambio. Ya no se podía caer más bajo.

Sin embargo, parte del colorido de esta franquicia, célebre por presumir la única temporada de cero ganados y 16 perdidos, se encuentra en la gran fiesta americana: El Thanksgiving Day. En 1934, el antiguo dueño del equipo George Richards, lo promovió como una estrategia de marketing para atraer más público a un equipo en ese entonces en una mala racha.

Desde entonces, los Lions presumen 37 victorias por 38 derrotas y dos empates, cuando la regla de los tiempos extra no estaba estipulada.

A lo largo de ésta década, los Lions han tenido dos grandes facetas: los perdedores definitivos y la franquicia resurgida.

“Detroit es Detroit. Un pueblo duro…”. Matt Millen, Gerente General del equipo en 2008.

Desde 1996 hasta 2010, Detroit sólo clasificó en dos ocasiones a la postemporada, ambas en calidad de equipo comodín y no han podido ganar un partido en estas instancias desde 1991, cuando derrotaron a los Cowboys en la ronda divisional.

En ese lapso, sólo en 1997 y en el 2000 terminaron con marca ganadora, las dos con nueve ganados y siete perdidos. En contraste, en nueve ocasiones terminaron con menos de cinco victorias en el año, incluyendo el funesto 2008 cuando no ganaron ningún partido en temporada regular.

Sin embargo, desde 2011, las cosas cambiaron para “la ciudad del motor”. En 2011 alcanzaron 11 victorias que los llevaron a su primer juego de postemporada en una década y en 2014 llegaron a la misma cuota, deteniendo su temporada contra los Cowboys. En contraste, sólo una vez terminaron con menos de cinco victorias y las otras dos consiguieron siete triunfos. A uno de distancia de mantener el porcentaje de .500.

En cuanto a Thanksgiving, los Lions también han mostrado dos caras en esos lapsos, teniendo cinco victorias por ocho derrotas en el juego especial del tercer jueves de noviembre contra cuatro victorias de seis posibles desde aquel 2011 cuando volvieron a la postemporada.

Hoy los Lions se mantienen líderes en la División Norte de la Conferencia Nacional y con la distancia que mantienen a los Vikings y Packers, podrían recibir un juego de playoffs por primera vez desde 1991.

Publicidad