Hace una semana atrás un video de los aficionados del Tottenham comenzó a circular en las redes sociales, no precisamente por algo bueno, resulta que cuando su equipo perdía un partido contra el West Ham, un aficionado llenó un vaso de su orina y lo aventó a la afición rival. Pues esto no causó mucha gracia en el club y los suspendieron de por vida.

 

Este martes el Tottenham decidió suspender a ambos aficionados de por vida y les ha prohibido volver a entrar a su estadio. “Este tipo de comportamiento es inaceptable y por ello hemos decidido sancionar de por vida a las dos personas que aparecen en el vídeo”, explicó el portavoz.