Las rivalidades en el mundo del deporte son difíciles de explicar. La pasión se exalta cuando se se acerca la fecha de enfrentar al rival odiado. Claro que ese sentimiento se justifica siempre y cuando el comportamiento sea el óptimo. Cosas como las que pasaron en el River vs Boca de la pasada final de la Copa Libertadores solo manchan una disciplina tan bella y a la vez tan riesgosa para las familias.

Este fin de semana el Real Betis enfrentó al Sevilla en el derbi de la ciudad. Y fue en la categoría femenil donde un sector del estadio se metió con un director técnico que padece una grave enfermedad.

Carta de petición de disculpas de AMLO al rey de España desata reacciones

La Liga Iberdrola se vistió de gala en el Benito Villamarín para ser testigo del juego entre verdiblancos y blanquirrojos. Mientras transcurría el cotejo desde la grada de animación del equipo local se empezaron a escuchar cánticos en contra de Joaquín Caparrós, entrenador del primer equipo varonil del Sevilla.

En un par de ocasiones se escuchó un grito sonoro:“¡Esta noche se muere Caparrós!”. Todo esto surgió a partir de que el timonel español declaró de forma pública que padece una leucemia crónica.

A la par de los sonidos de la gente, otra parte del inmueble trató de censurar la actitud de los verdiblancos. Cuando vieron que todo esfuerzo era inútil, el sonido local exigió que cesaran los cánticos contra el director técnico. Para la segunda mitad ya no se presentó ningún inconveniente en las gradas.

El encuentro terminó en empate a uno entre el Betis y el Sevilla femenino. Este partido fue el primero que se disputó en el Estadio Benito Villamarín en toda su historia y seguramente quedará manchado por los actos de unos cuantos, pues según los rumores la Liga Iberdrola abrió un expediente y en las próximas horas se dará a conocer un informe del director encargado del cotejo.

Grave error de Diego Lainez provoca derrota del Betis [VIDEO]

En el encuentro varonil, Andrés Guardado fue titular en la derrota 3-2 del Real Betis contra el Sevilla. Diego Lainez ni siquiera saltó al banco de suplentes y parece que la esperanza de ver a los verdiblancos en competiciones europeas se esfumaron con el descalabro de este sábado.