Víctima cuenta cómo se dio el abuso sexual en Veracruz

Luego de que se dio a conocer la demanda a Ángel Fuentes por abuso sexual, la víctima y sus padres confesaron cómo vivieron ese momento
Imagen: Twitter

¡Auténtico infierno!

Gracias a la demanda de un aspirante a jugador profesional que sufrió abuso por un agente, esta semana el mundo del futbol mexicano se estremeció con la noticia de que Ángel “Pato” Fuentes, supuesto promotor, pedía favores sexuales a jóvenes de la Sub-20 del Veracruz a cambio de subir escalones en su carrera.

Con un sueño truncado, este fin de semana la víctima habló por primera vez, en exclusiva para Televisa Deportes, sobre cómo vivió este desagradable momento de su vida.

“Yo al principio estaba muy deprimido, explotaba mucho, tenía mucho coraje, soñaba muchas cosas que le hacía al señor, cosas que ya no aguantaba yo y cualquier cosita que me decían explotaba; quería pelear o me ponía de malas”, confesó el demandante, quien por razones de seguridad pidió que su nombre se omitiera.

El Pato fue quien llevó a su víctima hasta Veracruz, pero luego de varios meses puso la propuesta sobre la mesa: quería sexo oral. Al negarse, el originario de Hidalgo comenzó a recibir amenazas por parte del promotor, hasta que este se sobrepasó con él y optó regresar a su casa.

“Hubo un momento en que me tenían ya tan separado del grupo que me desesperé y este señor me dijo: ‘yo soy el único que te puedo ayudar’, pero cuando ya vi el trato que era de este tipo decidí huir de Veracruz. Él le decía ‘rife’, ‘tírate un rife’, entonces era dejarte que te haga sexo oral.

“Me decía (amenazaba), ‘te puede pasar esto. soy el único que te puede ayudar dentro del club’, él tenía muy grande relación con algunos directivos. Cuando ya en serio se quiso pasar, dije: ¡no! Yo ni le avisé y me fui de Veracruz”, aseguró.

La familia de la víctima ha sido pieza fundamental y la fuerza que lo ha ayudado a llevar este proceso de la manera más sencilla.

“Él soñaba ya matar; él en un mensaje me puso que si algo le pasaba que siguiéramos nuestros caminos, yo ya tenía la inquietud de que mi hijo no estaba bien. Cuando un hijo te pone eso es porque trae problemas. Le dije: ‘no seas tonto, por qué pones eso’; gracias a Dios no se me suicidó, no se dedicó al alcohol, a drogarse; no acabó con su carrera totalmente”, dijo su padre.

“Ha sido muy difícil, esto nos cambió la vida totalmente, ha sido un dolor tremendo y sin embargo, como familia unida que somos vamos a salir de este problema”, señaló su madre.