Acusan de abuso de autoridad a elemento de seguridad en el Lobos-América

Tras el término del partido entre Lobos BUAP y América, algunos niños no quisieron perder la oportunidad de estar cerca de sus ídolos, por lo que saltaron a la cancha,...

Tras el término del partido entre Lobos BUAP y América, algunos niños no quisieron perder la oportunidad de estar cerca de sus ídolos, por lo que saltaron a la cancha, uno de ellos incluso se llevó la playera de William da Silva, jugador de las Águilas.

Hasta aquí la historia parece bonita, sin embargo todo terminó muy mal. Pese a ser un infante, el menor que recibió la playera de William fue detenido por elementos de seguridad del estadio ya que violó las leyes, así lo hizo saber Israel Armenta, padre del niño, quien también aseguró que su hijo estuvo retenido por dos horas y le quitaron la casaca del jugador.

“Una vez afuera platico con mi hijo y me dice que este señor, “Francisco” (persona que lo retuvo), le arrebata la playera que William da Silva le había regalado y le dice que no se iba a quedar con ella y que además se lo iban a llevar detenido, siendo varias las ocasiones en las que tomaba el celular para amedrentarlos simulando estar hablando con la policía”, comentó Armenta en una publicación hecha Facebook personal. 

A la salida del estadio, Israel y su hijo se encontraron al rector de la BUAP, José Alfonso Esparza Ortíz, le contaron lo sucedido e hizo que llamaran a la persona con que se había protagonizado el incidente.

Ante la acusación y de acuerdo al texto publicado en la red social, “Francisco” se acercó al señor y al menor preguntándoles “¿qué quieren, que le hable a la policía y me los lleve detenidos?”, comenzando una discusión en la que aceptó haberle quitado la playera al niño, pero que no se las podía devolver pues la había entregado al MP.

Hasta el momento no hay ninguna versión más acerca de lo sucedido, pero el padre del menor reclama abuso de autoridad, ya que su hijo fue víctima de maltrato psicológico (amenaza de llevarlo a la cárcel) y de una retención por dos horas, lo cual considera suficiente castigo por haberse saltado al campo.

 

Publicidad