#Basquetbol

Los Warriors y la reconquista del trono

Link copiado al portapapeles

Pasaron 40 años para que los Golden State pudiera levantar nuevamente el trofeo Larry O’Brien. En la temporada pasada los Cavs les arrebataron el bicampeonato y los Warriors no deseaban esperar otro torneo más para volver a ganar.

En la recta final de la temporada 2016-17, la pregunta que todo el muno quería resolver era: ¿quién podría parar a los renovados Warriors? La primera respuesta a esa disyuntiva fue: nadie.

Cuando Cleveland remontó las finales y se coronó campeón, el equipo de Golden State se reforzó con Kevin Durant, quien era la estrella de Oklahoma Thunder, sus rivales en la Conferencia Oeste. Y a pesar de que se tachó a Durant de villano, él explicó por qué tomó la decisión de dejar al Thunder después de nueve años:

“Después de que desperdiciamos la ventaja en la final, me di cuenta de que no íbamos a ganar nada, razón por la cual, después del último partido, llamé a mi agente le dije: ‘No más, ¿Golden State? Sí”, Kevin Durant.

Warriors
Stephen Curry y Kevin Durant.

El talento, la juventud y la ambición de la franquicia de Golden State ha sido, desde el inicio de la temporada, la favorita para conseguir el campeonato. Los resultados de la encuesta anual de los gerentes generales de la NBA respaldaron una tercera final entre Warriors y Cavaliers.

Sin importar los cambios y los esfuerzos de las demás franquicias para formar un equipo competitivo, los favoritos para ganar el Larry O’brien seguían siendo los mismos: 97% de los encuestados afirmaron que los Warriors conseguirían el campeonato de la Conferencia Oeste y que los Cavs harían lo suyo en la del Este.

En esa misma votación, Kevin Durant fue considerado como la contratación de la NBA que mayor aportación daría a su equipo.

Por su parte, los rivales de los Warriors han buscado durante el torneo  un punto débil al cual puedan atacar, aunque no han tenido mucho éxito en su búsqueda: Golden State solo perdió el 18.2% de sus juegos en temporada regular.

Mientras unos se mostraron más positivos ante la idea de enfrentar a los Warriors, como el caso de J.J. Reddick, quien declaró que si no fueran verdaderos contrincantes y no se sintieran seguros de lo que pueden hacer frente a Golden State “no estarían dentro de la mejor liga de basquetbol del mundo”.

Otros siempre supieron que era un verdadero reto poder vencerlos:

Esperemos que alguna de sus piezas no encaje, aunque no sé cuál podría ser. Lo más importante será mantenerse adelante de ellos, mantenerse e intentar puntear los tiros. Pese a esto, son los mejores en la liga tirando rápido”, afirmó Mike D’Antoni, el entrenador de los Rockets.

Warriors

Los comentarios respecto a los Warriors no solo fueron positivos dentro de la liga: Westgate SuperBook, publicación sobre apuestas en La Vegas, dio a conocer que el equipo de Steve Kerr era favorito para ganar 10 partidos más que los Cavs y los Spurs.

“Los Warriors obtendrían 66.5 victorias (entre 66 y 67 juegos ganados) frente a las 56.5 de los Cavs y los Spurs, quienes son sus inmediatos seguidores. Por debajo de ellos se situarían los Clippers con 53.5 y los Celtics con 51,5”, informó Westgate SuperBook.

Las predicciones no fueron tan erradas. Durante la temporada regular, Golden State consiguió 67 victorias por 61 de los Spurs y 51 de los Cavs. Los Warriors fueron el equipo con más juegos ganados. 

Las altas expectativas de los Warriors y su gran trabajo dentro de la duela los han posicionado “potencialmente” como el “mejor equipo ofensivo en la historia de la NBA”, o al menos esas fueron las palabras de Steve Nash.

Nash no está tan equivocado, en la temporada pasada, Stephen Curry, Kevin Durant y Draymond Green se posicionaron entre los 10 mejores jugadores con mayor impacto ofensivo en la cancha.

 Aunque Golden State no pudo mejorar su marca de 73 partidos ganados en fase regular, ya que se quedó a seis victorias, con la ayuda de Kevin Durant encontró la armonía en su quinteto y montó un escenario difícil para sus rivales, incluyendo a los Cleveland Cavaliers, quienes a pesar del corazón y esfuerzo que mostraron durante los cinco partidos disputados en las Finales, no pudieron impedir la reconquista del trono.

Golden State continúa marcado una época en la NBA, hoy los chicos de Steve Kerr levantaron el quinto trofeo de la franquicia. Kevin Durant aportó 176 puntos en la serie final y por fin supo lo que es ser campeón, mientras que la respuesta a la respuesta a la pregunta inicial de la temporada sigue siendo la misma: los Warriors son imparables.

Warriors

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr