#Otros deportes

Novatadas, ¿violencia aceptada o una forma de integración?

Link copiado al portapapeles

Seis de mayo del 2017. Estadio Azteca. América vs Pachuca. El último partido del Clausura 2017 definió que las Águilas no entraban a la liguilla y parecía que eso era lo más relevante. Cinco días después, Save The Children decidió “sacudir” al futbol mexicano y traer de vuelta uno de los temas más comunes en el deporte: las novatadas.

De acuerdo a la organización no gubernamental, el conjunto de Coapa no había resguardado de buena forma los derechos humanos de Diego Lainez, joven jugador de 16 años que en ese duelo contra los Tuzos apareció rapado en la cancha, después de haber sufrido su “iniciación” tras debutar meses antes.

“Es una violación a sus derechos humanos porque raparlo contraviene a su dignidad”, comentó Save the Children. Sin embargo, la situación no pasó a mayores para el club ni para los involucrados, pero el tema de nuevo estaba ahí.

Las novatadas “son producto de una sociedad patriarcal que se transmite en una lógica violenta”, de acuerdo a María Josefina Menéndez, CEO de la ONG que hizo saber el caso de Lainez, aunque eso no quiere decir que no se lleven a cabo, en todos los niveles deportivos.

Desde equipos profesionales hasta el sector amateur, las iniciaciones son una situación normal en donde la aceptación se ha logrado gracias a la normalización. Por supuesto, los niveles de dureza también son distintos, dependiendo la ideología de cada grupo.

Uno de los casos más sonados en los últimos años se dio en la NFL, con los Miami Dolphins donde se involucró a los jugadores Jonathan Martin y Richie Incognito como los protagonistas.

Después de haber sufrido por año y medio un acoso constante, Martin decidió dejar la concentración de la franquicia y a Incognito se le acusaba de ser el principal autor de las “bromas” sobre el tackle, quien durante su año de rookie y meses después aguantó el maltrato continuo.

Y así como el caso de Jonathan, seguro la NFL tiene muchos más casos similares en los que tal vez no se llegue a la salida del equipo y probablemente ni siquiera salgan a la luz.

Sin embargo, el deporte universitario históricamente ha sido el punto focal predilecto para detectar este tipo de acciones y no es por casualidad, pues es en los equipos colegiales donde más se presentan o, quizá, los que más se saben.

En México las novatadas tampoco son acciones del otro mundo. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se vio involucrada en un caso que casi le cuesta la vida a Juan Francisco Espinoza Martínez, uno de los jugadores de Pumas CU, quien terminó en terapia intensiva después de haber sufrido su novatada.

Tras el incidente, la institución educativa aseguró que se cancelaría cualquier “proceso de iniciación” a los que son sometidos los jugadores más jóvenes del equipo.
Pese a la postura que tomó la UNAM, la realidad es que en la actualidad los “ritos” de iniciación en el equipo representativo de la máxima casa de estudios se mantienen y no han cambiado en demasía después de lo sucedido con Espinoza Martínez.

En entrevista con Los Pleyers, un jugador que pidió guardar el anonimato por seguridad, confirmó que a los jugadores que acaban de entrar al equipo se les continúa aplicando las mismas pruebas de la iniciación. Desde realizar un circuito de retos físicos, hasta seguir pintandolos (de superhéroes) como sucedió con Francisco, aunque aclara que el material del colorante ya no es el mismo, además de asegurarse que los novatos se la quiten en cuanto el acto concluye.

El jugador entrevistado también afirma que otra de las tradiciones que se mantienen en Pumas CU es el salto desde la plataforma de 10 metros, una actividad que puede tener graves consecuencias  y que, pese a ser riesgoso, se mantiene como una de las pruebas a realizar para ser parte del equipo de futbol americano, aunque con un equipo médico que está al pendiente por si se necesita.

“Volvería a repetir el rito de iniciación para formar parte del equipo”, aseguró Espinoza después de salir del hospital y en ese mismo ámbito coincide el entrevistado, ya que su experiencia fue algo que “disfruté mucho y se tiene que estar ahí para entenderlo. Ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida”, además de explicar que todas las actividades de iniciación, al menos en Pumas, tienen una esencia, la cual resume en tres: “forjar tu carácter, aclimatarte y sobre todo fortalecer la relación con tu generación”.

Pero también afirma que nadie está obligado a hacer las actividades, aunque eso le quite su lugar como parte del equipo.

El futbol, como el deporte más popular de México, tampoco podía quedarse exento de las novatadas. En el ámbito profesional (también en americano) es común ver a los jugadores con cortes de cabello un tanto ridículos o bien con la habitual rapada, como sucedió con Lainez y esa misma acción se llega a replicar en las escuelas.

En declaraciones para Los Pleyers, un jugador perteneciente a la Universidad La Salle Ciudad de México, que también fue parte del equipo de la preparatoria (Salle Nezahualcóyotl), confirmó que las rapadas son cuestiones habituales como novatada y normalmente se realizan en torneos nacionales entre instituciones lasallistas, pero la situación cambia dependiendo al grado de estudios, al menos en su experiencia.

Cuando ingresó a la preparatoria había dos opciones: ser rapados o pagar 200 pesos para evitarlo. Él prefirió la segunda. Dos años después, cuando era parte de los “veteranos”, la novatada seguía siendo la misma. ¿Y el dinero de los que decidían pagar? “Ese se va para alcohol y papas para todos. O comida”. Evidentemente la institución educativa no está consciente de los hechos, excepto el entrenador, aunque poco hacía para evitarlo. Solo recomendar que se durmieran temprano y “mientras no te veas tan muerto y juegues bien”, no hay problema, asegura el entrevistado.

Ya en la universidad la situación es única, ya que solo está aceptada la rapada. “Traté de dar el dinero, pero me dijeron que de todos modos me iban a rapar. No hubo de otra”.

Considerando en qué sirve hacer este tipo de acciones, el futbolista perteneciente a la Universidad La Salle cree, como también lo hiciera el jugador de americano, que el principal beneficio es “la unión que se genera en el grupo”. Y en realidad el bullying no le afecta, pues lo considera algo normal, una situación que “yo hice y a mí me hicieron. ”.

Una de las novatadas más comunes que se ven los equipos es vestir a los rookies de mujeres y así salir a la calle a botear. No importa si es Estados Unidos o México, seguro muchos de los que leen este texto han visto (o han sido parte) a jóvenes así por la calle.

De hecho, la MLB a finales del 2016 prohibió “exigir, coaccionar o alentar a vestirse como mujeres o a usar disfraces que pudieran ser ofensivos. Comprobamos que había que acabar con ese tipo de cosas”, aceptó el vicepresidente de las Grandes Ligas, Paul Mifsud.

Sin embargo, sin dejar atrás el hecho de que son vestidos con faldas y brassieres, la pregunta esencial es: ¿por qué en México piden dinero? De acuerdo a “Fredo”, perteneciente a los Cheyennes, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el equipo recibe poco presupuesto por parte de la institución y se necesita más dinero para poder completar para uniformes, vendas y demás cosas que se necesiten.

Las novatadas se “tratan de una suerte de rito iniciático que beneficia a la integración de los novatos en el equipo”, escribió el medio El País cuando redactó la nota de los Dolphins y con las declaraciones obtenidas por los entrevistados queda claro que así es. Queda claro que es normal, que se toma con gracia, aunque al final de todo, como declaró Menéndez, no dejan de “ser actos violentos” normalizados por la aceptación.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106