“Con estas cinco propuestas… yo si me pongo la verde con el partido Verde”, dice Marco Fabián en un spot y a un lado, Mariana Boy, candidata al Partido Verde Ecologista de México para gobernar la Ciudad de México.

¿Qué significa que un seleccionado nacional haya apoyado a un candidato? En términos de datos hablamos que el mensaje tiene un potencial mercado de 74.6 millones de personas, el número de aficionados al futbol de acuerdo con Consulta Mitofsky. Marco Fabián es uno de los convocados por Juan Carlos Osorio para el torneo de Rusia 2018 y no es la primera vez que el jugador del Eintranch Frankfurt está con el PVEM.

¿Influyó en la sociedad lo que ocurre en el Mundial para emitir el voto?

No dice el Instituto Nacional Electoral (INE). Sí, comentan algunos especialistas quienes consideran que el torneo de futbol más importante del mundo impulsa al nacionalismo y eso, por consecuencia, provoca o inhibe a las personas al momento de decidir si van o no a las urnas.

Lo que es una certeza es que cuando la Selección Mexicana juega el Mundial, ni las elecciones presidenciales –que deciden el futuro de los próximos seis años del país- son capaces de superar su impacto.

Un par de datos para documentarlo: los tres debates presidenciales lo observaron 34.7 millones de personas y los encuentros del Tri en primera fase, 56.1 millones según datos de Nielsen IBOPE. Otra cifra, el partido entre Alemania vs México fue el encuentro de la primera fase más visto en el mundo según la FIFA.

***

Sobre la avenida Insurgentes, entre las calles Luis Donaldo Colosio y Mina, en la Ciudad de México, están las oficinas del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Allí, hace seis años, en el Salón de Usos Múltiples, un grupo de futbolistas le entregó el “gafete de capitán de México” a Enrique Peña Nieto.

Faltaba un mes para las elecciones y una buena cantidad de deportistas decidieron apoyar al candidato del PRI-PVEM. En aquel lugar estaban Germán Villa, Missael Espinoza, Damián Álvarez, Salvador Cabrera, Edson Astivia y Juan Hernández. Cada 12 años, elegir al próximo presidente de México se agenda cuando hay Mundial de Futbol.

Este domingo 1 de julio se celebraron las elecciones presidenciales y algunas locales. Y al menos 10 ex deportistas buscaron en las urnas el voto popular, como Cuauhtémoc Blanco, virtual gobernador de Morelos o los ex porteros Adolfo Ríos y Pablo Larios para presidir las alcaldías de Querétaro y Zacatepec, Manuel Negrete buscar convertirse en alcalde de Coyoacán en la CDMX y varios personajes más.

***

“La historia nos muestra que no hay incompatibilidad entre partidos de futbol y comicios, que la ciudadanía no abandona las urnas hipnotizada por el deporte”, dice Antonio Baños, consejero del Instituto Nacional Electoral. “La Selección es un fenómeno de masas que tiene incidencia en la política, porque modifica el ánimo de un sector de los electores. Un hipotético buen papel del equipo representaría un aumento de la participación en las urnas”, reflexionó para El Economista hace unos días el politólogo de la UNAM, David Morales.

-¿Por qué los deportistas y el deporte tienen influencia en las elecciones?

Le pregunto a Diana Plaza, coordinadora de Comunicación del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.

“Los deportistas en América Latina representan la clase baja que puede ascender, en esa parte es muy importantes porque sí representan algo que en nuestros países no se da: la meritocracia. En nuestras sociedades no hay igualdad de oportunidades y la educación no sirve para ascender en clases sociales. Entonces su imagen y lo que digan estos personajes influyen en las personas”.

Sólo Marco Fabián hizo un guiño a la política en las elecciones del pasado domingo. Aunque en las intermedias del 2015 jugadores que están en Rusia tuitearon a favor del Partido Verde Ecologista, Oribe Peralta y el propio Fabián. Además, el ex seleccionador Miguel Herrera recibió 3 millones de pesos por realizar posteos en sus redes sociales por el mismo partido.

***

Cuando el futbol sí influye en las elecciones…

Jean-Marie Le Pen está en una cena en Saint Gilles y mira el partido entre Francia y República Checa de las semifinales de la Euro de 1996. “La mayoría no lo canta, o visiblemente no lo sabe”, dijo el ultraderechista sobre La Marsellesa, el himno de su país.

Días después la respuesta llegó desde la concentración del equipo: “Yo no respondo a un payaso ni a cosas grotescas”, le contestó Aimé Jacquet, el seleccionador; “La Marsellesa es una canción de guerra; que la cante la gente, no los futbolistas”; dijo Yuri Djorkaeff, delantero del equipo.

Un año antes de esa Euro, Le Pen había sido último en las elecciones presidenciales, aunque se volvería a postular para el 2002 y 2007 y su hija Marine en el 2012 y 2017. Los jugadores de aquella selección francesa con diversidad étnica, y que se proclamaría campeón del Mundo en 1998 y la Euro 2000, fue un contrapeso en las elecciones presidenciales.

***

¿Influyó o no el futbol cuando hay elecciones en México?

“No hay cortina de humo o euforia que opaque el entorno político que es clave para la sociedad y que no es tan cierto que el futbol quita grandes audiencias a la política”, reflexiona Antonio Baños, consejero del INE.

Algunos datos que confirman su tesis: que las elecciones y el futbol no se combinan ni influye en el deseo de salir a realizar el sufragio.

-En el 2000 se jugó la final de la Euro y el 1 de julio fueron las elecciones presidenciales en México, participaron 63.9% del padrón electoral, una cifra histórica en aquel momento.

-Durante el 2012 se jugaron las semifinales entre Morelia y Tigres a la misma hora que el debate presidencial y la audiencia favoreció a la discusión entre los políticos.

-En 2015 México jugó contra Brasil un amistosos en época de elecciones intermedias que tuvieron una afluencia del 47%, superando las del 2009 (44.7%) donde no hubo ningún evento deportivo.

No hay una medición exacta sobre la influencia real de Mundial y deseo o no de ir a votar o hacerlo por uno u otro candidato, pero de acuerdo con Leo Zuckermann, maestro en Políticas Públicas en la Universidad de Oxford , “lo que es un hecho es que el Mundial de Futbol siempre exacerba el sentimiento nacionalista de un país. México no es la excepción”.

Y sí, de acuerdo a Mitofsky, cada año mundialista aumenta la afición por el futbol entre 15 y 20% y eso se hace por motivos nacionalistas.

“El futbol se convierte en una herramienta para que las clases hegemónicas adquieran mayor poderío económico y político, además de que puedan tener una mejor imagen ante la población en general”, concluye el estudio El Futbol mexicano como instrumento de poder económico y político.