Once metros lo separaron de la gloria. Meter el balón entre los postes era el objetivo, pero el nerviosismo se notaba a kilómetros de distancia.

Más de 50 mil espectadores buscaban unirse en una sola voz para gritar de júbilo por una anotación. Pero algo no estaba bien. Quizá era la mirada, el movimiento de sus manos o la falta de concentración que mostraba Avilés Hurtado y que a la larga condenó a Rayados a un subcampeonato más.

El futbolista colombiano volteó a todos lados menos a la portería; evitó cualquier contacto visual con Nahuel Guzmán. Se perfiló y de pierna derecha disparó por arriba como si se tratara de un gol de campo de la NFL. Desde entonces, Avilés no volvió a ser el mismo. Tigres ganó aquella final, la cual será recordada por siempre en Nuevo León.

Hurtado acumula 22 goles desde que arribó a Monterrey. Y en el último certamen apenas lleva dos anotaciones. Por lo que mostró anteriormente en la Liga MX esos números no son normales. Y así como el cafetalero hay miles de casos donde la psicología juega un papel sumamente importante, no solo para el buen desempeño en un partido de futbol, sino para el del juego más importante: el de la vida cotidiana.

Monterrey y los penales: la psicología también juega al futbol

***

¿Cosa de locos?

El 26 de mayo de 2013 es una fecha que Alejandro Castro nunca olvidará. Esa noche de domingo la lluvia fue testigo de la maldad, la frialdad y la falta de empatía que tienen las redes sociales y los aficionados en el balompié nacional. El futbolista de Cruz Azul desvió el famoso cabezazo de Moisés Muñoz que terminó en la resurrección del América (y al final en el título). Por si fuera poco falló un penal, que a la postre terminó con las pocas esperanzas que le quedaban a la afición celeste.

Desde hace tiempo, muchos deportes implementaron la psicología en su día a día, porque saben que la mente, la alimentación y el descanso también son factores que ya se consideran elementales. Potenciar el rendimiento de cada individuo es el objetivo. Pero no por todos es bien visto.

Por eso mucha gente justifica su renuencia a la ayuda profesional con frases como “lo mío no es tan grave”, “puedo cambiar en cualquier momento si yo me lo propongo” o “a mí no me va pasar “. Todas estas solo hacen evidente el desconocimiento y el temor a incursionar en esta disciplina.

Para ciertas personas se trata de una cuestión de desconocimiento. Y cómo no va a serlo, si la cuestión mental no es algo que venga incluido como materia escolar. Y para Pablo Sucarrat, psicólogo deportivo, esa ignorancia es el gran dilema.

—¿Cómo está vista la figura del psicólogo?

“Se pensaba que los jugadores estaban locos o con alguna cuestión clínica. Hay que sacarles ese mito. Por este gran desconocimiento es que se han metido estas cuestiones del coaching”.

Pablo Sucarrat Argentina Los Pleyers

Pablo Sucarrat. (Imagen: Internet)

En América, Cruz Azul, PumasChivas y hasta en la Selección Mexicana hay una metodología que se empieza a consolidar: el coaching. Una herramienta que es efectiva, pero que no abarca todos los campos que la psicología sí. Y de ahí nace la disputa entre qué es mejor.

***

El coaching y la psicología no van de la mano

Cuando equipos como Cruz Azul sufren de bullying y humillaciones por sus constantes fracasos es necesario hacer un análisis profundo para saber qué es lo que ocurre. Las burlas se volvieron parte del deporte. Y todo es risa y diversión hasta que uno lo vive en carne propia, como le pasó a Alejandro Castro, quien requirió de ayuda profesional para salir adelante.

En una entrevista para ESPN, el mediocampista relató lo difícil que fue asimilar el proceso de aquella final —la cual meses después derivó en su salida de Cruz Azul— y de la recompensa que obtuvo a cambio: un llamado a la Selección Mexicana.

Los recuerdos de aquella final del Clausura 2013 pesan. Castro admitió tristeza y sufrimiento. Pero al final del día presume que formó parte del último Cruz Azul finalista en un torneo de la Liga MX. De ahí decidió salir adelante y hoy se sacó la espinita. 

Alejandro Castro México Los Pleyers

Alejandro Castro con el Tri en 2013. (Imagen: Getty)

Por eso, los temas mentales deben ser tratados desde antes, para evitar la recaída del futbolista y no tener que ayudarlo cuando quizá ya es demasiado tarde. Y para eso hay personas como Pablo Sucarrat, que dedican su vida a la ayuda mental del atleta.

Al ser licenciado en psicología y especialista en el área deportiva, el argentino tiene un amplio recorrido en el balompié de su nación. Pasó por Rosario Central en divisiones inferiores y en Primera División estuvo con Vélez Sarsfield, Colón de Santa Fe y se quedó muy cerca de llegar a Cruz Azul.

Con Paco Jémez al frente, Pablo pudo ser el nuevo psicólogo de La Máquina, pero el arribo de Caixinha y Ricardo Peláez echaron todo para abajo.

—¿Estuviste como psicólogo en Cruz Azul?

“Fui a una entrevista con Yayo de la Torre y Paco Jémez. Ahí salió todo muy bien. Estuvimos tres días, checaron mi proyecto y cuando empezó el campeonato con el nuevo entrenador me avisaron que no iban a hacerlo”.

Su lugar lo ocupó Bernardo Angulo, un abogado, consultor y conferencista que cuenta con una maestría en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana y que hoy forma parte de Sport Coaching World, una firma internacional especializada en el liderazgo deportivo.

Y ellos le han quitado a la psicología su puesto en el futbol mexicano. He ahí el recelo de Pablo. La cuestión es que con el título de Copa MX que consiguió La Máquina frente a Rayados, en el pasado mes de octubre, poco se le puede reclamar al trabajo que hacen personas como Angulo.

***

El inicio de la disputa

Hoy pocos lo recuerdan, pero en 2013 La Piedad se coronó campeón del Ascenso tras vencer a Toros Neza en penales. Los Reboceros alcanzaron la máxima categoría y ahí tuvo que ver la empresa de Guillermo Cárdenas.

Todo nació gracias a él, pues es uno de los fundadores de Sport Coaching World, quien como todo profesionista defendió a la empresa como su principal fuente de trabajo, sin menospreciar la importancia de la psicología en el mundo del deporte.

Para Guillermo, el desarrollo humano en la psicología es el ámbito principal. En ese sentido lo que él solo complementa.

—¿Cuál es la diferencia entre coaching y psicología?

“Un psicólogo se puede especializar con coaching y tiene un alcance integral. Una persona que solamente es coach, como muchos de nosotros, tiene un área muy específica de acción a nivel grupal o individual”.

Guillermo Cárdenas Coaching Los Pleyers

Imagen: Sport Coaching World

Si La Piedad no subió a Primera División en 2013 fue por temas extracancha, pero ese suceso le abrió el camino a para adquirir reconocimiento en el futbol mexicano.

Las y los aficionados de Chivas vivieron un momento gris en el Apertura 2016. El Rebaño llegó a la final de la Copa MX; pintaba para un título más bajo el mando de Matías Almeyda. Pero Querétaro se puso enfrente y les arrebató la gloria en penales. Y ahí estuvieron los de Sport Coaching World, quienes trabajaron con Víctor Manuel Vucetich en esa época.

Cuatro años atrás estuvieron con Pumas. Diez coaches llegaron a estar cerca del grupo de David Patiño, pero primero lo hicieron con las fuerzas básicas, donde estaban jugadores como Jesús Gallardo, Pablo Jáquez y Andrés Iniestra; hoy los tres están en Primera División y uno de ellos hasta cumplió el sueño de ir a un Mundial.

De ahí, la empresa pasó a Veracruz, donde por tres años vivieron el infierno del descenso. De su mano, el club de Fidel Kuri Grajales salvó la permanencia con el trabajo del equipo de Guillermo Cárdenas.

Los resultados positivos hicieron que los clubes de la Liga MX confiaran más en el trabajo del coaching que en el del psicólogo. Y eso lo demuestran los siete años que lleva Marcelo Schejtman en América. Los 10 años que estuvo Cecilia Ramírez en Chivas, donde se dio a la tarea de crear un modelo de desarrollo humano. 

Marcelo Schejtman América Campeón Los Pleyers

Marcelo Schejtman con el el último título de liga que ganó el América. (Imagen: Twitter)

Como definición, el coaching es una metodología de trabajo humano. Su labor específica es ser el espejo entre el pensamiento y las emociones del deportista. Esta herramienta hace que el atleta busque soluciones que lo lleven a cumplir sus metas y se quite todo aquello que le impide avanzar.

Suena lindo y muy parecido a la psicología, pero para Pablo Sucarrat eso es usurpar la profesión, o al menos así calificó el trabajo de Bernardo Angulo con Cruz Azul:

“Este señor no es psicólogo. Él está haciendo una especie de usurpación de profesión. Yo creo que falta profesionalizar las áreas. Es como si en vez de poner un médico pones un masajista”.

***

El rechazo de los clubes mexicanos

Cuando uno se sabe solo y con piedras en el camino que le impiden avanzar, ese es buen sinodal para pedir ayuda. Pareciera como el gran descubrimiento de una generación que hoy altera sus vidas para cambiar sus actitudes mentales.

La experiencia de Pablo Sucarrat lo llevaron a conocer el trabajo que se hace tanto en América Latina como en Europa con respecto a la psicología, donde está naturalizada y consolidada en cualquier equipo.

Y en ese sentido coincide Guillermo Cárdenas, quien aclaró que en México la ayuda mental viene por parte del cuerpo técnico y no de los clubes, quienes deberían ser los obligados de velar por el jugador. Cosa que el Viejo Continente es totalmente distinta. Allá no es una elección, la psicología está establecida en un contrato y como política institucional.

Sport Coaching World trabaja por proyecto. Han formado parte de las institución a través de coaches y entrenadores. Y de ahí se crea el vínculo con directiva, jugadores y cuerpo técnico. 

Pero todo se vuelve difícil y confuso cuando un futbolista europeo que milita en la Liga MX afirma todo lo contrario. En una conferencia de prensa, Abraham González, entonces jugador de Pumas, aseguró que no era necesario el uso de la psicología para salir de la crisis que atravesaban los universitarios en septiembre de 2017:

“¿Un psicólogo? No hace falta. Hemos pasado por situaciones peores y salimos de esas. Estamos preparados para enfrentar la situación y salir adelante”.

Y para Pablo ahí radica uno de los problemas que impide un mejor desarrollo de los futbolistas mexicanos: el desconocimiento. 

—¿Cuál es la diferencia entre la psicología y el coaching?

“El coaching toma herramientas de la psicología, como un preparador físico que hace toda su formación y luego viene alguien y quiere hacer un curso de seis meses. Eso es muy peligroso, porque lo que uno trata es la cabeza del jugador y hay que ser muy profesional y responsable. Nosotros tenemos colegios, tenemos matrícula y todo eso hace la diferencia”.

Pero de cierta forma José de Jesús Corona, portero de Cruz Azul, contradijo a Sucarrat. El guardameta de 37 años cree que esta metodología no es el mal que muchos creen, al contrario, les ha servido a ellos para fortalecer la mente antes los malos resultados:

“Es una fortaleza mental lo que estamos teniendo y creo que nos va a venir bien a todos. Como experiencia puedo decir que nos ha venido bastante bien lo que hemos trabajado en Selección con Imanol”.

***

La FIFA apuesta por la psicología

Hoy, prácticamente todos los equipos del futbol mexicano cuentan con un coach o un psicólogo. Algunos están por contrato, pero la mayoría solo por proyecto o duran lo que el técnico en cuestión.

Pero de poco es más permeable. La psicología quiere romper paradigmas y busca cambiar los conceptos. Tanto así que varias universidades e instituciones como Sport Coaching World, ofrecen cursos y maestrías para adquirir habilidades que permitan trabajar la mente de las personas.  

La UNAM y la Universidad Intercontinental (UIC) cuentan con un diplomado en psicología del deporte. Mientras que la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) ofrecen una maestría en su plan de estudios.

Con pasos pequeños, el mito de que la psicología es para locos empieza a ser menor. Se ha naturalizado y el primer paso ya se dio, ahora falta el siguiente que termine de consolidar una nueva figura en el futbol mexicano: el preparador mental.

Para 2020, la FIFA obligará a todos los equipos a tener un psicólogo deportivo. Esto como parte de una legalización. En caso de que algún club no cumpla con dicho requerimiento no podrá competir. Por eso, hoy es posible que Pablo vuelva al futbol mexicano: “Tuve una entrevista en Rayados. Hay una posibilidad en León, pero nada concreto”.

No se sabe si con la nueva regla de la FIFA el coaching corre riesgo. Lo que es un hecho es que el preparador mental es necesario. Es importante al igual que el entrenador de porteros, el preparador físico o el nutriólogo, pues forma parte del cuerpo técnico que busca resultados positivos.

Al final del día el futbol es un deporte en el que alguien tiene que perder. Por mucho trabajo mental que se haga, un equipo tendrá que caer. Lo interesante aquí es ver el cambio que muchas instituciones pueden tener a partir de la psicología o el coaching. Una transformación tan radical como la que Cruz Azul puede tener este torneo.