A los 17 meses de nacido, la vida de Gerard Piqué cambió por completo y de golpe, literalmente. Una caída desde el balcón de la casa de su abuela, curiosamente persiguiendo un balón, le provocó estar en coma por un par de días. “Le vino bien el golpe, así salió más listo”, bromea su padre a varios años de lo que pudo ser una tragedia, aunque probablemente en esa misma acción haya comenzado la transformación de un tipo con mente privilegiada que decidió jugar futbol.

Con 31 años y multicampeón con el Futbol Club Barcelona y la Selección de España, sonará extraño para muchos saber que Piqué, si así lo hubiera querido, nunca habría ocupado al futbol como un trampolín para el éxito, la fama y el dinero.

Proveniente de una familia acomodada, con su abuelo y padre reconocidos como dos grandes hombres de negocios y su madre dirigiendo la Unidad de Daño Cerebral del Instituto Guttmann (uno de los de mayor renombre en Barcelona), Gerard quiso hacer su propio camino y comenzó con el soccer, siendo este la punta de lanza para todo lo que tiene planeado en su futuro y que ha ido cristalizando paso a paso. De hecho, parece que el futbol es un hobby para el propio futbolista.

***

Mente privilegiada al servicio de los negocios

En una entrevista realizada a Joan Piqué, padre del futbolista, aseguró que su hijo tiene un IQ de 170 (aunque también se dice que es de 140). En caso de ser cierto, esto pondría a Gerard con una capacidad intelectual superior a la de un adulto promedio (la cual ronda los 100 puntos), lo cual “confirmaría” que esa caída al año y meses de nacido tuvo un efecto positivo en él.

Esa inteligencia mencionada, impulsada por el interés de los negocios, ha provocado que el defensor central y recién retirado de la Selección de España, no tenga mucho tiempo para descansar cuando está fuera de concentración con el Barcelona.

En 2017 decidió tomar un curso en la Universidad de Harvard de cuatro días especializado en el mundo del entretenimiento, los medios de comunicación y el deporte, donde compartió clases con otras estrellas deportivas y del espectáculo. Además, tiempo antes también se animó a tomar un curso de economía. Ambos con la misma finalidad: hacer crecer sus negocios.

Gerard Piqué en Harvard

(Imagen: Twitter Gerard Piqué)

Así, el futbolista le ha dado vida a proyectos involucrados al mundo de la comida (hamburguesas), inmobiliaria y en una de sus pasiones más grandes: los videojuegos, con el que pudo sacar a la luz Kerad Games, empresa dedicada a la creación y desarrollo de videojuegos online de donde salió Golden Manager, el proyecto que más dividendos le dejó al consorcio. Por desgracia para Piqué, este ‘hijo’ tuvo que cerrar sus puertas debido a las constantes pérdidas que le dejó desde el 2011, año de su creación. El único periodo en el que salió con números verdes fue el 2014.

Pese al descalabro empresarial de Kerad Games que significó la pérdida de más dos millones de euros aproximadamente, no se puede decir que Piqué no sabe de negocios, pues de hecho su apuesta más importante hasta ahora: Kosmos, estará presente en uno de los deportes que más ganancias deja en publicidad a nivel mundial: el tenis.

***

Cambio de juego

Es evidente que la actividad que más ganancias le deja a nivel personal a Gerard es el futbol, al final de todo esa es su profesión a la que le dedica más tiempo. Sin embargo, el deporte blanco lo posicionará como un empresario de respeto, como se habla de su padre y abuelo, gracias a Kosmos y si todo sale como lo planeado.

Y es que, además de involucrarse en el deporte que tiene como sponsors a marcas como Rolex, Wilson, Mont Blanc y Lacoste, también interfirió para revolucionar uno de los torneos más emblemáticos, la Copa Davis.

Fundada en 1900, La Copa Mundial de Tenis se ha caracterizado por no mover en demasía su estructura gracias a sus tradiciones y, pese a eso, el grupo Kosmos logró tener el visto bueno de una estrategia que se plasmará en 2019, con el ahora conocido Mundial de Tenis.

Gerard Piqué ATP Finals 2016

(Imagen: Getty Images)

En lo deportivo, la empresa de Piqué logró que la Copa Davis pasará de jugarse en diferentes jornadas durante el año, a solo una semana en el mes de noviembre con 18 naciones (con una etapa previa en febrero) y en una ciudad de renombre mundial para darle mayor expectación. Este cambio de formato incluso podría ayudar a que los tenistas más importantes del mundo puedan participar en el certamen y no se lo salten por preferencias a otros como sucede habitualmente.

En lo económico, quizá el aspecto más relevante en la gestión del futbolista para solidificar el proyecto, recaerá en lo siguiente: la relación entre la International Tennis Federation (ITF) y Kosmos será por dos décadas y media, es decir es un proyecto a largo plazo, en el cual el defensa central invertirá tres mil millones de dólares, que se repartirán en premios y la creación de otros planes de desarrollo.

Es decir, fallar en este acuerdo no será tan “irrelevante” como sucedió con Kerad Games.

Por supuesto, para dar un paso hacia el frente en un proyecto tan ambicioso, el jugador español no podía arriesgarse a hacerlo sin un “protector” detrás de él y esa figura la encontró en Hiroshi Mikitani, dueño de la marca japonesa Rakuten (especializada en comercio electrónico), misma que Piqué ayudó para llegar al Barcelona y así ligar al equipo de sus amores con sus negocios.

***

El jugador que ya ejerce de “presi”

En el entorno más cercano de Gerard aseguran que cuando tiene un objetivo claro nada puede hacerlo desistir de cumplirlo y parece que uno de los más ambiciosos, incluso a corto plazo, es ser el presidente de la entidad culé. Esa que lo ha llevado a lo más alto en su carrera deportiva. El interés político lo heredó de su abuelo, quien en su época fue vicepresidente de la ciudad.

El plan del defensor catalán, hasta el momento, es cumplir su contrato con el Barcelona, que expira en 2022, dedicarse a sus negocios por un tiempo y después lanzarse por la presidencia.

Sin embargo, Piqué decidió adelantarse un poco e inició su “precampaña” desde el 2015, cuando decidió juntar al Barcelona, a través de sus representantes con el dueño de Rakuten. “Piqué y Shakira son amigos cercanos de Mikitani y allí estuvimos Manel Arroyo y otras personas del Barça. Conocimos a Mikitani y descubrimos a una gran persona. Allí hablamos del futuro y de los intereses comunes”, explicó Josep Bartomeu, el día que se dio a conocer el acuerdo, sobre cómo inició la sociedad entre ambas entidades.

Gerard Piqué y Hiroshi Mikitani

(Imagen: Satoko Kawasaki)

Un año después de esa junta casual, la relación entre Barcelona y Rakuten se formalizó con un apretón de manos que los mantendrá unidos desde 2017 hasta 2021 y con una ganancia para el cuadro culé de 55 millones de euros por temporada, el más fructífero (hasta el momento) en este sentido para cualquier conjunto de futbol a nivel mundial.

Si algún día soy presidente del Barça no seré un presidente al uso, sería bastante atípico. Me tiene que motivar, me muevo mucho por la motivación, lo veremos cuando me retire”, mencionó Piqué en el acto de su renovación a inicios de 2018, lo que demuestra tener en mente tomar ese puesto, aunque en estos momentos no se confirme como candidato serio.

Sea como sea, el “presi”, como lo apodan al interior del vestuario, ya hizo uso de sus relaciones públicas y sus negocios para darle alegría en forma de millones de euros al club. ¿Si eso lo consiguió siendo un futbolista más, qué podemos esperar si llega a lo más alto? Parece ser cuestión de tiempo.

***

Quiero agradecer a mi familia que me ha apoyado siempre desde que llegué con ocho años y poder acabar la carrera aquí es lo que siempre he querido”, aseguró el cuatro veces ganador de la Champions League cuando renovó hasta 2022 y seguro lo hará, concluirá su carrera en el Barcelona y será recordado como un ejemplo a seguir, como un histórico del club. Sin embargo, la realidad es que Gerard Piqué nunca necesitó de un balón, e incluso del Barcelona, para poder llegar lejos.

Gerard Piqué Renovación 2017

Un IQ por encima del promedio, capacidad empresarial, conocimiento de economía, familia con recursos necesarios, ¿y aún así decidió jugar al futbol? No cabe duda, para Piqué solo se trató de un hobby, uno muy redituable.