Hace algunos años el Instituto Karolinska de Estocolmo decidió investigar qué sistemas se activan en nuestro cerebro cuando apreciamos o vivimos un acto de  “injusticia” y por qué a veces reaccionamos de manera agresiva y violenta cuando sucede. Hasta ese momento se pensaba que las sensaciones de frustración y rabia se localizaban en la corteza frontal, pero al concluir el estudio se determinó que la mayoría de nuestras reacciones provienen desde la amígdala cerebral. La injusticia, concluye el estudio, es algo que el ser humano siempre rechazará.

Mentira.

La injusticia, en algunos casos, es el momento más glorioso que recuerdes y vivas. Puede ser memorable y sí, también trágico.

***

Si los datos del presidente de la FIFA Gianni Infantino son verdad, entonces en el Mundial de Rusia sólo habrá tres errores arbitrales “graves” y sin el VAR, serían 21.

El VAR, Video Assistant Referee, es el sistema tecnológico implementado para proporcionar asistencia técnica a los árbitros sobre el césped, utilizando para ello las imágenes de cámaras de televisión.

Tener el Mundial con menos injusticias costará al menos 8 millones de dólares. Nada es gratis y la legalidad, menos.

***

-Don Jorge, usted habla de la ética casi como un mandamiento religioso, ¿le causa vergüenza aquel gol de Maradona con la mano en el Mundial de 1986?

-Soy una persona muy reflexiva, pero eso no significa que carezca de emociones y convendría no olvidar que el partido se jugó dos años después de que Argentina padeció la guerra de las Malvinas. Por la desproporcionada fuerza de Inglaterra considero que ya nos habían metido varios de goles con la mano. Que Maradona metiera uno así… tampoco me produjo demasiada culpa.

Es 2013 y Jorge Valdano atiende una entrevista en el lobby del Hotel Four Seasons en la Ciudad de México y no tiene ni idea de lo que ocurrirá cinco años después (tampoco nosotros): de que habrá una cosa que se llame VAR y que tendrá como finalidad, a través de la tecnología, ejercer la justicia cuasi perfecta.

Nunca más en el futbol –nos prometen- el engaño podrá ser memorable y eso, a muchos, no les hace feliz.

***

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, apareció en una videoconferencia para el Web Sport Congress, justo un día antes de que el VAR fuera aceptado por los miembros de la FIFA para el Mundial de Rusia. Sus palabras fueron la candidatura final para el ingreso de la tecnología a uno de los eventos deportivos más importantes del mundo:

“Sin el VAR hay un error grave cada tres partidos, con el VAR hay un error grave cada 19 partidos. Tenemos 1,000 partidos oficiales de prueba”.

Con la tecnología podemos estar seguros que nunca más habrá una mano de D10S, una mano de Thierry Henry, un gol fantasma como en el 66; pero también habrá mucho menos discusiones acaloradas en las comidas, se romperán menos amistades, el suegro tendrá menos motivos para odiar al yerno y la tertulias de futbol se volverán, probablemente, un poco aburridas.

Defender lo indefendible seduce, pero eso no volverá a ocurrir.

Y entonces, ¿por qué si el VAR nos promete el paraíso de la justicia y la legalidad, 47% de los jugadores de la Bundesliga lo rechazaron?, ¿por qué los clubes de la Premier League decidieron postergar su implementación?, ¿por qué sólo siete de los 20 clubes del Brasileirao lo acogieron?

¿Queremos justicia, sí o no?

***

Cinco años después de aquella charla en un hotel de la Ciudad de México, Jorge Valdano no ha cambiado demasiado su punto de vista. “El futbol sigue siendo un juego exageradamente humano en donde el error es un elemento más del juego”.

No es poca casualidad que en Google haya un millón de artículos más “en contra del VAR” que “a favor”. Los futbolistas y entrenadores lo acogen por obligación, no por convicción y hasta ahora han sido pocos los que deciden darle un abrazo de bienvenida.

“No sé si la tecnología puede ayudar”, dijo Ricardo Gareca, técnico de Perú hace unas semanas, “creo que le puede quitar es pasión que vive el hincha”. Matías Almeyda, ex entrenador de Guadalajara, también habló desde las sensaciones, “se va a volver más frío” y Marcelo Díaz, jugador de Pumas, comenta que “le quitará esencia”.

Zinedine Zidane, exitoso en la cancha y en el banquillo con el Real Madrid, comentó que el VAR será un sistema “para mejorar al futbol”.

-¿Pero eso no le quita emotividad, emoción al futbol?, le preguntaron en una conferencia de prensa.

“Es cierto que vamos hacia algo más tecnológico y habrá menos problemas, pero nos quitará un poco la espontaneidad”.

Hasta ahora no ha habido una postura racional de por qué no se debe implementar el VAR. Habrá que decirle al Instituto Karolinska de Estocolmo que en el futbol la injusticia puede ser el momento más recordado por muchos años… para bien y es verdad, también para mal.

***

Con el VAR no existirían los 10 libros que hacen referencia a la “Mano de D10S”, no estarían colgados los 68,000 videos de Youtube, ni las más de 440,000 referencias en Google. Tampoco Rodrigo habría escrito e interpretado la “Mano de Dios”. No se alabaría o polemizaría de la injusticia, también dejaríamos sin un poco de plata a unos cuantos periodistas, cineastas, escritores y músicos.

PD. Con el VAR tendremos tiempo de ir a la nevera por una cerveza y prepararnos un emparedado. No es poca cosa.